Sitges 2012 (2): God Hates Us All. América sangra

“God Bless America”. Fuente: movie-usher.blogspot.com

¿Cuántas veces habéis deseado entrar en un plató de televisión y despacharos a gusto con un tirano líder de opinión, el histérico concursante de un reality show o el hipócrita y mediocre jurado de un programa de futuras estrellas? Si es así, os sentiréis bastante identificados con el protagonista de “God Bless America”, por el que, a pesar de no compartir métodos, resulta fácil sentir empatía.

Divorciado y con una hija pequeña que no quiere verlo, recién despedido del trabajo y con un cáncer probablemente terminal, nuestro protagonista decide decir adiós a este mundo emprendiéndola a tiros con algunos de los personajes catódicos más tóxicos de la actualidad. La cinta transcurre en Estados Unidos, aunque en nuestro país le sobraría el trabajo.

El resultado es una suerte de “Un día de furia” pasada de vueltas que mezcla sátira política y comedia negra. Añádanle unas pizcas de “Asesinos natos” –por la compañera del personaje principal y por la crítica a los sensacionalistas y podridos medios de comunicación-; “Bonnie & Clyde” –por su huída hacia el vacío y el amor (en este caso platónico) de la pareja protagonista-; Todd Solondz –recuerden el imaginado tiroteo en el parque- “Bowling For Columbine”, por su implícita crítica a la tenencia de armas; o “A propósito de Shmidt”, por retratar a un hombre de edad avanzada acabado y sin esperanzas.

Bilis, incorrección, humor negrísimo y carcajadas culpables pero liberadoras convierten esta cinta en un divertimento escapista cargado de mala ostia y en el peor espejo para entertainers analfabetos y tertulianos sin escrúpulos.

“Junkie”. Fuente: www.junkiemovie.com

“God Bless America” se ha proyectado en una de las típicas maratones de madrugada, en este ocasión en el Casino Prado, bajo el título de “American Madness”. Un programa triple de calidad decreciente completado por “Junkies”, un “Trainspotting” de tercera filmado casi íntegramente en el interior de una casa y con muy pocos recursos. El film tiene algunos aciertos humorísticos, como el personaje del dealer zombie, y una creciente tensión malsana, elemento que no lo libran de convertirse en una fallida historia sobre dos ionquis que descubre sus cartas demasiado pronto.

Y por último, “Crawl”, ni joya oculta ni obra de culto. Terror rural a ralentí, anémico y con un asesino –un sicario del este- risible y sin carisma. A favor: tres escenas de acción seca y realista, y algunos planos sumamente cuidados.

“Crawl”. Fuente: www.dreadcentral.com

Al margen de esta maratón, en la sección Oficial Fantàstic Gales se ha podido ver “Iron Sky”, delirante relato de ciencia ficción pulp que plantea la existencia de una colonia nazi en la cara oculta de la Luna. Sus planes: el advenimiento del Cuarto Reich.

Dirigida por el finlandés Timo Vuorensola, esta efectiva, entretenida y por momentos alocada comedia conecta con la salvaje crítica a Estados Unidos de “God Bless America” desde un prisma radicalmente distinto pero igualmente incisivo: Vuolensola nos presenta un país de las oportunidades presidido por una suerte de Sarah Palin adicta al fitness que no duda en abrazar los métodos de propaganda nazi o provocar una guerra para salir reelegida en las elecciones; su asesora de campaña, claro está,  no podía ser menos que psicópata y ninfómana. Por no hablar del sarcástico retrato de Naciones Unidas y su irrelevante papel, sometido a la manipulación de Washington. Real como la vida misma.

“Iron Sky”. Fuente: www.thescifiworld.com

Otro dato a tener en cuenta: “Iron Sky” se ha financiado íntegramente a través de internet. Una nueva vía con futuro, vistos los espectaculares resultados, con explosiones y batallas de naves a lo “Star Wars” y una estética entre “Black Book” de Paul Verhoeven y la sci-fi retro de “Sky Captain and The World Of Tomorrow”.

Texto: David Sabaté

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *