Pentagram lideran la tercera edición del Day Of Doom Barcelona

Pentagram, con Bobby Liebling segundo por la izquierda, en una foto promocional reciente. Fuente: www.roadtriptoouttaspace.com

Bobby Liebling (segundo por la izqda.) al frente de Pentagram en una foto promocional reciente. Fuente: www.roadtriptoouttaspace.com

Hablamos con Bobby Liebling, cantante y líder de Pentagram, días antes de su visita a nuestro país en el marco de la tercera y más completa edición del festival Day Of Doom Barcelona (www.dayofdoombarcelona.com). Allí actuarán este sábado 12 de octubre junto a otros clásicos, Trouble, y un puñado de buenas bandas del género como Serpent Venom y los estatales Horn of the Rhino y Cuerno. Por David Sabaté

Cómo te sientes tras este último regreso de Pentagram? Cómo describirías tus sensaciones al volver a girar?
Es algo naturaI, puesto que lo he hecho toda mi vida. Yo soy Pentagram, y Pentagram soy yo. Me siento extremadamente afortunado de que se me haya dado otra oportunidad para hacerlo. Sé que nunca voy a ser rico pero me siento rico al poder compartir mi música con el mundo. Me siento, de verdad, bendecido y doy gracias a Dios cada día por tener los fans más implicados del mundo. También debo dar un agradecimiento enorme a mi banda, especialmente a Greg Turley, quien ha procurado que todo fluyera en el grupo. ¡Y por ser un gran bajista!

“Last Days Here”, el documental sobre la banda, muestra tu renacimiento,
musical y personal. Imaginaste alguna vez que esto podría pasar?
Nunca pensé que pudiera salir de la DC area… no a mi edad. Todo ha sido un golpe de suerte y una bendición y no doy nada por hecho. ¡La respuesta que he obtenido en todo el mundo a raíz de este film ha sido increíble!

Se habría producido esta última reunión de la banda sin ese film?
No estoy seguro… No estoy seguro de que tuviera mucho tiempo de vida cuando empezó el rodaje. Todo vino por sorpresa. Mi manager por aquel entonces tenía una vision, y aunque yo no siempre creyera en ello, estoy contento de que él sí.

Cómo recuerdas los primeros días de Pentagram?
Asombrosos… fue una buena época para la música. Dicho esto, también fue muy frustrante desde el momento en que teníamos cero respeto. No podíamos cerrar una fecha para un concierto fácilmente. No era como ahora. No había un mundo alrededor del metal en el que poder conectar. Sin un single para la radio, era difícil contratar fechas. Por otra parte, los bares querían bandas de versiones porque esto es lo que vendía bebidas. Asustamos a mucho de nuestro publico, que se largaba de nuestros actuaciones.

A menudo se cita a Pentagram como los precursores, junto a Black Sabbath, del doom metal. Te sientes orgulloso o, de algún modo, responsable?
Black Sabbath fue una gran influencia, aunque no estuvieron mucho antes que nosotros, quizás solo algunos años… Ambos cogimos el blues y lo mezclamos con algo de psicodelia y contribuimos a crear el heavy metal. Me siento responsable y, de nuevo, muy agradecido de que la gente se esté dando cuenta de esto, finalmente.

“Last Rites” es vuestro último disco hasta la fecha. Habrá otro? Nos puedes avanzar algo?
Nuestro manager está negociando un nuevo contrato pero sí, habrá un nuevo disco. Nuestra banda es fuerte. El 75% del disco estará formado por canciones de los setenta que aún son buenas y que no han visto la luz antes, mientras que el otro 25% será material nuevo que Greg Turley está escribiendo junto al resto de la banda. Estoy excitado y espero que vosotros también lo estéis. Tenemos algo que probar.

Lideráis el festival “Day of Doom Barcelona” este sábado. Qué podemos esperar?
“Volumen! Volumen alto!!!”

Pentagram en los setenta. Fuente: www.rockonnection.com

Pentagram en los setenta. Fuente: www.rockonnection.com

Banda de culto
Si uno de los requisitos para convertirse en una banda de culto pasa por obtener un éxito y un reconocimiento tardíos, Pentagram se acerca bastante a la banda de culto por antonomasia. Formados en Virginia, Estados Unidos, en 1971, estamos ante uno de los grupos underground más influyentes de la historia del heavy metal, considerados, ahí es nada, como los precursores del doom metal junto a Black Sabbath.

Y todo ello a pesar de una trayectoria errática y constantemente interrumpida, principalmente, por el carácter y las circunstancias vitales de su voluble cantante Bobby Liebling, único miembro original de la formación, por la que han pasado infinidad de músicos, antes o después en las filas también de bandas como Raven, The Obsessed, Place Of Skulls, Internal Void o Spirit Caravan, entre otras.

Entre los muchos datos curiosos de su carrera hallamos los nombres que barajaron antes de adoptar definitivamente el de Pentagram –Virgin Death, Macabre, Wicked Angel-; la poco preparada y fallida reunión que Liebling mantuvo con Gene Simmons y Paul Stanley de Kiss y que podría haber significado su despegue definitivo en la época; o el hecho que editaron su primer disco, “Pentagram/Relentless”, 15 años después de su formación.

A partir de ahí, la suya ha sido una trayectoria marcada por los altibajos y las constantes separaciones y reunificaciones que ha dejado en el camino hasta seis álbumes más, entre los que destacan “Day Of Reckoning” (1987) y “Be Forewarned” (1994).

[soundcloud url=”http://api.soundcloud.com/tracks/27770163″ params=”” width=” 100%” height=”166″ iframe=”true” /]


El enésimo retorno
En su caso deberíamos hablar de retornos, en plural, aunque el último y más inesperado ha sido el que ha cristalizado en el disco “Last Rites” del 2011. Un regreso que no se comprende en su profundidad sin el visionado del excelente documental “Last Days Here” (Don Argott y Demian Fenton, 2011), visto en el festival In-Edit, y que narra de forma cruda, a la par que emotiva y apasionada, el renacimiento literal de un Bobby Liebling destrozado por las drogas.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=RwaYcp2uYLU&w=600&h=338]


El disco imprescindible: “Day Of Reckoning” (1987)
Tras esperar casi tres lustros para debutar en largo, su continuación llegó tan solo dos años después y vino a sublimar la fórmula de Pentagram, un híbrido entre el hard rock psicodélico de Blue Cheer, Candlemass y el mejor tributo posible al espíritu de Black Sabbath. Es difícil destacar algún aspecto en concreto, pero sobresale la asombrosa labor del guitarrista Victor Griffin, capaz de reinterpretar el sonido de los monolíticos riffs de Tony Iommy.

Pentagram. Day Of Reckoning

Entrevista y reportaje publicados en Mondo Sonoro en octubre del 2013

0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *