Pentagram y Trouble brillan con luz propia en el mejor Day Of Doom hasta la fecha

Pentagram. Day Of Doom Barcelona 2013. Foto de Eduard Tuset

Pentagram. Day Of Doom Barcelona 2013. Foto de Eduard Tuset

Day Of Doom Barcelona. 12-10-2013. Carpas del Fórum (Barcelona)

Resulta reconfortante constatar cómo una iniciativa de estas características, que ha llegado a su tercera y mejor edición hasta la fecha, puede tener salida en una ciudad como Barcelona y, además, hacerlo con tan buena nota. Si a ello le sumamos que todas las bandas participantes fueron “algo más” que “simples teloneros”, tenemos uno de los eventos del año para los amantes del hard rock y el metal y, concretamente, del género doom.

Serpent Venom. Foto de Eduard Tuset

Serpent Venom. Day Of Doom Barcelona 2013. Foto de Eduard Tuset

La liturgia empezó con los barceloneses Cuerno, quienes se reunieron especialmente para la ocasión y que demostraron su valía con un doom lento y arrastrado perfectamente engrasado pese a su periodo de inactividad. Tras ellos, Serpent Venom sorprendieron a aquellos que los desconocían por la agresividad y la lentitud de sus temas, pero lo de Horn of Rhino no tiene nombre: su avalancha sónica derrumbó a todos los presentes dejando el listón muy, muy alto.

Horn of the Rhino. Day Of Doom Barcelona 2013. Foto de Eduard Tuset

Horn of the Rhino. Day Of Doom Barcelona 2013. Foto de Eduard Tuset

Los norteamericanos Trouble, clásicos con 30 años de carrera a sus espaldas y que pisaban por primera vez nuestro país, superaron la apuesta a base de metal clásico, doom y stoner de alto nivel. Una propuesta que descolocó a algunos pero que dejó boquiabiertos a otros tantos. Un conglomerado de cemento armado, groove, tempos más acelerados que la media del cartel y, en definitiva, toda una lección de tablas y sabiduría musical más allá de etiquetas.

Trouble. Day Of Doom Barcelona 2013. Foto de Eduard Tuset

Trouble. Day Of Doom Barcelona 2013. Foto de Eduard Tuset

Y llegó el momento de Pentagram, tótems del doom metal, iconos y referentes absolutos, banda de culto total. Por fin los teníamos enfrente, cara a cara, y, contradiciendo nuestros temores, su descarga no decepcionó, todo lo contrario. Con un Bobby Liebling resucitado y muy resolutivo como frontman, la banda, que ya nos había dejado de piedra con el inesperado buen material de “Last Rites”, saldó su deuda pendiente.

Bobby Liebling de Pentagram. Day Of Doom Barcelona 2013. Foto de Eduard Tuset

Bobby Liebling de Pentagram. Day Of Doom Barcelona 2013. Foto de Eduard Tuset

Y es que ni en el Azkena Rock ni en otros festivales recientes habían convencido, pero esta noche, finalmente, se redimieron. Incluso olvidamos la ausencia del guitarrista Victor Griffin, mano derecha del cantante. De “Forever My Queen” a “Be Forewarned” pasando por “Relentless” o “All Your Sins”, lo suyo fue una catarata de grandes hits del género. Felices es poco. Larga vida al Doom.

Cartel del Day of Doom Barcelona 2013.

Cartel del Day of Doom Barcelona 2013.

Texto: David Sabaté y Eduard Tuset / Fotos: Eduard Tuset

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *