Alcest, etéreo shoegaze

The Fauns. Foto: Eduard Tuset

The Fauns. Foto: Eduard Tuset

Alcest + Hexvessel + The Fauns. 06-02-2014. [La 2] (Barcelona). Promotor: Madness Live! Productions

Los franceses Alcest, una de las bandas más relevantes del shoegaze de última generación, presentaban en Barcelona su cuarto disco, “Shelter”, de melodías más ligeras y etéreas que sus predecesores, un álbum cuyo título está inspirado en el mar, el refugio personal del prolífico Stéphane Paut, más conocido como Neige. Su particular y emotiva percepción de un lugar seguro en el cual escapar de la realidad y en el que es posible reunirse con uno mismo consiguió conectar con buena parte del público de la sala.

Les esperábamos tras su intento fallido de visitar nuestra ciudad en 2012 como teloneros de Katatonia. Programado en primera instancia para la sala grande de Apolo, el concierto cambió a última hora su emplazamiento a [La 2], una sala de menor aforo, pero que se adecuaba a la perfección a un concierto de estas características. 

Abrieron la velada los ingleses The Fauns, acariciando el legado de My Bloody Valentine, uno de los grandes del movimiento shoegazing, y les siguieron los fineses Hexvessel, con el inglés Kvohst a la cabeza (Beastmilk, Code), mostrándonos su efectivo folk-rock psicodélico basado en el misticismo de la naturaleza finlandesa y creando atmósferas pesadas e hipnóticas.

Hexvessel. Foto: Eduard Tuset

Hexvessel. Foto: Eduard Tuset

Los cabezas de cartel, Alcest, han experimentado una metamorfosis que no podemos obviar. Si bien surgieron como banda más cercana al black metal, pasaron rápidamente a incorporar elementos del post-metal y del shoegazing (guitarras retroalimentadas hasta la saciedad, ruidosas y a la vez melódicas, plagadas de pedales con efectos infinitos, letras melancólicas muchas veces susurradas, y recreación de ambientes espaciales).

Neige decidió reenfocar Alcest como un concepto más introspectivo y personal, basándose en unas visiones que tuvo durante su infancia, imágenes acerca de una hermosa y lejana tierra que posee olores, sensaciones y texturas que no existen en nuestro mundo. Neige, soñador empedernido, ha querido que este proyecto sea la adaptación musical capaz de recrear un viaje a través de ese “país de las hadas” tan personal. La belleza de temas como “Souvenirs d’un autre monde”, canción que da título a su primer disco y una de las del últimas que sonaron esta noche, resume a la perfección este concepto.

Alcest. Foto: Eduard Tuset

Alcest. Foto: Eduard Tuset

Dieron comienzo al repertorio de la noche con “Wings” y “Opale”, los dos primeros temas de su último trabajo. No obstante, si bien tiene gran mérito lograr que buena parte del público asistente consiguiera conectar con el particular universo sensorial que predican, su material más reciente suscitó sensaciones contradictorias entre los asistentes.

Muestra de ello es que dos de las canciones más aclamadas fueron “Percées de lumière”, de su disco “Écailles de Lune”, y “Là où naissent les couleurs nouvelles”, de su anterior disco “Les voyages de l’Âme” -del que también desgranaron “Summer’s Glory”, “Beings of Light” y “Autre temps”-. Ambas fueron trasladadas con perfección e intensidad junto a su compañero de banda, el batería Winterhalter, y sus habituales camaradas de puesta en escena, Zero a la guitarra y los coros, e Indria al bajo. El cuarteto logró dar forma a delicados, íntimos y ensoñadores paisajes.

Para terminar, otro de los temas de su última entrega, la delicada “Délivrance”, que constató que Alcest han dado un giro estilístico, han evolucionado evidenciando una apertura de miras y una búsqueda de nuevos horizontes, un cambio evolutivo en la línea de los ingleses Anathema que, como siempre ocurre en estos casos, no resulta fácilmente digerible para todos. Al final del concierto, y tras la salida de sus compañeros de escena, Neige permaneció ajustando los últimos efectos, figura etérea envuelta de humo y luz pálida, cual personaje de su particular mundo intangible.

Texto: Tamara G. Cisneros / Fotos: Eduard Tuset

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *