Toxic Holocaust, incendiaria demostración de fuerza

toxic-21byedtuset

Toxic Holocaust. 07-03-2014. Sala Estraperlo (Badalona). Promotor: HFMN Crew

Hay conciertos que generan una expectación especial tiempo antes de su fecha y que, una vez transcurridos, o bien decepcionan enormemente o bien dejan un sabor de boca agridulce. El triple cartel de metal extremo de esta noche entraría en una tercera categoría: la de los shows que dan lo que prometen y más; el de aquellos conciertos que serán recordados con el tiempo por distintas razones: por su autenticidad, por su salvajismo sonoro y escénico, por la coherencia del cartel y por mostrarnos a una banda principal brutal, desbocada, imparable y probablemente en su mejor momento.

Como pasaría con una descarga de Kreator, Testament o Exodus, no figuraban tampoco oportunistas ni advenedizos entre los asistentes, algo no determinante ni crucial en sí, claro está, pero sí, en cierto modo, sintomático. Una descarga de “true metal” actual en toda regla y, en este caso, cargada únicamente de connotaciones positivas.

exhumed-2-by-edutuset

Abrieron los catalanes Execució, incendiaria formación de black-thrash-metal-punk con miembros experimentados en decenas de bandas locales y cuya primera demo no deja títere con cabeza. Les seguiremos de cerca.

Tras la savia nueva, les siguieron Exhumed, quienes defendieron con autoridad su condición de clásicos del death y el gore metal y quienes aderezaron la ejecución impecable de trallazos como “Necromaniac” o “Matter of Splatter” con la teatral intervención de su mascota, el doctor Madbutcher, que, motosierra en mano, salpicó las primeras filas de fluidos diversos. Divertidos y con sustancia.

13276970314_1a28296252_b

Y llegó el turno del arrollador trío de Portland en su primera, esperada e incendiaria visita a nuestro país. No defraudaron. Tampoco hicieron rehenes. Apenas llegaron a la hora de set, pero no nos dejaron tomar ni un segundo de respiro, encadenando obuses de explosivo y sucio thrash punk como su nueva “Awaken the Serpent” con destructivos misiles ya testados como “Nuke the Cross”, “666″ o “Bitch”.

Nikki a las baquetas, Phil al bajo y el ya icónico Joel Grind desgarrando voz y dedos al micro y guitarra. Los tres se bastan sobradamente para invocar el caos en un club como Estraperlo, que se inundó de una sudorosa marea de cuerpos poseídos por el más vil, macarra y contagioso metal. ¡Así sí!

Texto: David Sabaté

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *