Mastodon. 'Once More 'Round the Sun'

Mastodon. "Once More 'Round the Sun"

Enfrentarse a un nuevo disco de Mastodon siempre resulta emocionante, más teniendo en cuenta que con cada una de sus entregas, la banda ha mostrado signos de evolución sonora acordes a su personal visión musical. Una progresión que mantiene un difícil equilibrio -cuando no lucha- con su creciente popularidad pero que, hasta la fecha, han sabido gestionar con éxito.

Aunque para muchos su mejor disco sigue siendo “Leviathan“, equilibrio de dureza e innovación previo a su estallido melódico y progresivo, lo cierto es que la expansión de su universo sonoro a partir de “Blood Mountain” nos ha dado grandes y brillantes discos que forman parte ya de la columna vertebral del mejor metal del siglo XXI.

En esta ocasión, y tras el cambio de rumbo y de concepto de disco que supuso “The Hunter“, el salto no es tan acuciante ni aparentemente notorio. Estamos más bien ante una continuación de aquél, aunque sí se aprecia un cierto endurecimiento en cuanto a riffs de guitarra y sonido en general. No hay aquí, para entendernos, ninguna pieza ambiental tipo “The Sparrow“, cosa que tampoco es necesariamente positiva. Lo más cercano es el ensoñador medio tiempo “Asleep in the Deep“, correcto pero poco más que funcional.

Como pasaba en el mencionado “The Hunter” con la inicial “Black Tongue“, el tema elegido aquí para abrir el álbum no figura entre lo más brillante del disco: el arranque recae en una “Tread Lightly” que, de entrada, ni sorprende ni noquea; con las escuchas la cosa mejora y su introducción semi-acústica aporta ciertos ecos de cambio, pero el verdadero soplo de aire fresco, en el tardío estribillo, no brilla con la fuerza que debiera.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=x0-EyHT1lJk&w=600&h=315]
Es, sin embargo, con el segundo corte, como sucedía también en “The Hunter” con la vacilona y pegadiza “Curl of the Burl“, donde Mastodon marcan la diferencia: “The Motherload” levantará algunas ampollas (o muchas), como pasó entonces, pero si nos dejamos de valoraciones tangenciales, funciona de maravilla y es un pedazo de canción. Su riff de base mantiene el ansiado equilibrio entre complejidad y accesibilidad y, ojo, su estribillo, el más melódico que han firmado hasta la fecha, se engancha cosa mala. Una canción luminosa que ejerce de faro de un trabajo en el que también brillan el primer avance “High Road” (¡por Dios, qué pedazo de riff de guitarra!); el tema título, con un desarrollo sencillamente magistral y unas tarareables líneas vocales de Brent Hinds que mezclan acertadamente épica y garra; y “Halloween“, potencial hit de velocidad variable y marcadas armonías.

En la facción de cortes más contundentes del disco podríamos establecer dos grupos de canciones: el de aquellas más acertadas que aportan alguna novedad al universo Mastodon (“Aunt Lisa” crece al mezclar en su segunda mitad voces casi black metal con lo que suena a himno de cheerleaders, obra del grupo punk femenino The Coathangers); y el de aquellas otras más reiterativas que quedan en un opaco segundo plano y que restan algún entero al cómputo global.

Entre este último grupo se salvan la densa “Diamond in the Witch House“, con la siempre bienvenida participación de Scott Kelly en la que es ya su cuarta colaboración con Mastodon hasta la fecha; y “Chimes at Midnight“, cuya progresión entre su intro acústica y melancólica, una sinuosa y endiablada guitarra, y su melódico puente se te va metiendo paulatinamente en la cabeza.

Menos memorables resultan las más flojas y rutinarias “Feast Your Eyes” o “Ember City“, temas casi de relleno que encarnan lo que no deberían permitirse bandas del calibre de Mastodon y que empañan ligeramente un disco plagado de momentos excelentes. Con todo, “Once More ‘Round the Sun” es, en su conjunto, una auténtica gozada; el único ‘pero’ es que podría ser aún mejor.

Texto: David Sabaté

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *