Sitges 2014 (5): “The Double”, triste y bello romance kafkiano

Jesse Eisenberg (¿o es su doble?) y Mia Wasikowska: donde caben dos caben tres. Fuente: www.sitgesfilmfestival.com

Jesse Eisenberg (¿o es su doble?) y Mia Wasikowska: donde caben dos caben tres. Fuente: www.sitgesfilmfestival.com

Hay algo mágico, irreal y tan triste y oscuro como fascinante en The Double: en su onírica estética, cuidada hasta el más mínimo detalle; en su fría fotografía y, por supuesto, en su historia: una tragicomedia romántica impregnada de absurdo humor negro tan deudora de Brazil, el clásico de Terry Gilliam, como de Punch-Drunk Love, esa inclasificable maravilla de Paul Thomas Anderson. 

Resulta difícil no caer rendido a su factura barroca e impecable, a su exquisita banda sonora (esos delicados fraseos de piano que podría haber firmado Yann Tiersen) y a su extraña y cautivadora historia de amor entre un apocado, tímido y gris oficinista –un excelente Jesse Eisenberg (La red social)-, una suerte de Bartleby posmoderno con algo del Peter Sellers más gafe, y una distante e idealizada compañera de trabajo, una siempre notable Mia Wasikowska, vista también en el festival en Maps to the Stars (lee la crítica aquí).

Jesse Eisenberg en plan 'La ventana indiscreta'. Fuente: www.sitgesfilmfestival.com

Eisenberg en plan ‘La ventana indiscreta’. Fuente: www.sitgesfilmfestival.com

El giro surreal (más todavía) de esta libérrima adaptación de Dostoievski orquestada por Richard Ayoade se produce con la llegada a la oficina de un nuevo trabajador con las mismas facciones que el protagonista, quien sobornará al primero y se llevará todos los méritos posibles, laborales y sentimentales, en un desarrollo absurdo con aparentes guiños a los guiones y las maneras del trío Kaufman/Gondry/Jonze y sus caleidoscópicas confabulaciones contra la lógica.

Mia Wasikowska, enigmática. 'The Double'. Fuente: www.sitgesfilmfestival.com

Mia Wasikowska, enigmática. ‘The Double’. Fuente: www.sitgesfilmfestival.com

¿Vivimos en una sociedad alienada y sinsentido donde somos (literalmente) intercambiables? ¿Las apariencias y el engaño son vitales para triunfar en la sociedad y en la vida? Muchas preguntas intuidas bajo el manto de un apabullante despliegue formal que parece tener vida propia y una capacidad autónoma para alterar nuestro estado de ánimo. Aunque The  Double va más allá de moralinas y mensajes evidentes: avanza como sólido conjunto visual-conceptual y te atrapa en su universo único. Una pequeña joya. Texto: David Sabaté [youtube https://www.youtube.com/watch?v=XG8qATRtNuU&w=600&h=315]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *