Sitges 2014 (13): muertos de risa

"What We Do in the Shadows". Fuente: www.sitgesfilmfestival.com

“What We Do in the Shadows”. Fuente: www.sitgesfilmfestival.com

Terminamos nuestro repaso a la programación de Sitges 2014 con un puñado de comedias dispares, algunas brillantes, otras menores, pero todas ellas más divertidas que un grupo de jóvenes (o no tan jóvenes) vampiros obligados a compartir piso; que un ataque de castores zombies; que una casa ¿encantada? evaluada por parapsicólogos pluriempleados y que el thriller más disparatado que os podáis imaginar. Reíros, que es mejor. Por David Sabaté y Matías Bosch

“What We Do in the Shadows”. Dir. Jemaine Clement y Taika Waititi
Su arranque marca el tono de toda la cinta: una reunión de compañeros de piso para reconsiderar la repartición de las labores del hogar. Nada demasiado gracioso si no fuera porque los asistentes a la reunión son lo más parecido a la versión vampírica de “The Young Ones“. “Deberías fregar los platos, llevan ahí cien años, al menos hazlo de cara a los invitados”, reclama uno de ellos. “Da igual, si después nos comemos a los invitados”, responde otro. Ahí lo tienen.

Rodada como falso documental sobre el día a día de cuatro sufridos no muertos, esta modesta cinta neozelandesa, Premio del Público en Sitges 2014, se mete al espectador en el bolsillo desde el minuto uno mediante situaciones hilarantes y sucesivos e imparables gags que juegan con algunos conocidos tópicos sobre vampiros. Algunas pruebas más: antes de salir de marcha y como no se reflejan en los espejos, se dibujan al carboncillo unos a otros para ver si están lo suficientemente guapos para ligar; ya en la calle, no logran entrar en ninguna discoteca porque, para ello, el segurata de turno les debería invitar a pasar. Una de las comedias fantásticas más divertidas del año. David Sabaté

"What We Do in the Shadows". Fuente: www.sitgesfilmfestival.com

“What We Do in the Shadows”. Fuente: www.sitgesfilmfestival.com

“Housebound”. Dir. Gerard Johnstone
También neozelandesa pero de resultados menos redondos que la anterior, “Housebound” es otra buena muestra de comedia de terror, híbrido que funciona bastante bien en su primera mitad, pero que pierde ritmo y consistencia en su tramo final, embarullando demasiado la trama y restándole efectividad. ¿Sus mayores aciertos? Un planteamiento atípico de resonancias sociales: una delincuente de poca monta con antecedentes penales es obligada a permanecer en arresto domiciliario en la ruinosa casa de sus padres, una antigua mansión que alberga algunos fenómenos paranormales.

Y, sin duda, los personajes: la pasota y aguerrida protagonista, su madre -tan supersticiosa como resignada-, el policía experto en poltergeist y cacofonías de andar por casa, y, en especial, el estrafalario psicólogo enviado por los servicios sociales. Una entretenida comedia que, junto a “What We Do in the Shadows“, ofrece una ajustada instantánea de la fresca producción reciente procedente de las Antípodas. D.S.

"Housebound". Fuente: www.sitgesfilmfestival.com

“Housebound”. Fuente: www.sitgesfilmfestival.com

“Zombeavers”. Dir. Jordan Rubin
Una de las mayores gamberradas del festival que, como tal, debe abordarse (y disfrutarse). Con una confección low cost y un espíritu en sintonía con la factoría Troma y el primer Peter Jackson, “Zombeavers” explota el cliché del grupo de jóvenes universitarios tan atractivos y cachondos como estúpidos y odiosos que van a una cabaña en el bosque y pronto se verán acosados por una amenaza inesperada. Un punto de partida similar al de la primera “Dead Snow” pero que aquí cambia nazis por ¡castores zombies! Unos animatronic entrañablemente cutres deudores de los Critters. La película es mala con ganas, pero ahí radica gran parte de su gracia. Un subproducto de serie b, carne de videoclub y generoso en despelotes, salpicaduras gore y humor grueso. D.S.
"Zombeavers". Fuente: www.sitgesfilmfestival.com

“Zombeavers”. Fuente: www.sitgesfilmfestival.com

“In order of disappearance (Kraftidioten)”. Dir. Hans Petter Moland
Tan sugerente como un thriller en la onda de “Fargo” (1996) pero desarrollado en Noruega, el nuevo filme de Hans Petter Moland devuelve a un Stellan Skarsgard en estado de gracia, interpretando a un ciudadano modélico que da su paso al lado oscuro, sediento de venganza tras el asesinato de su hijo. Así se sirve en bandeja una comedia negra hermanada con otras como “Seven Psichopaths” (2012), en la que el gag más irreverente, forjado en la broma de índole sexista y racista, se entremezcla con un thriller sanguinario en el que Nils (Skarsgard) se enfrentará, uno por uno, a los miembros de una banda del crimen organizado hasta llegar a su capo.

De principio a fin, “In Order of Disappearance” es puro entretenimiento, muy efectista y demasiado obcecado en emular el género de gángsters de producción estadounidense. Aún así, sus casi dos horas de duración pasan volando. Contiene memorables secuencias en la nieve y alguna que otra sorpresa interpretativa que es mejor guardar en secreto en pro del espectador. Matías Bosch

"In Order of Disappearance". Fuente: www.sitgesfilmfestival.com

“In Order of Disappearance”. Fuente: www.sitgesfilmfestival.com

“Tusk”. Dir. Kevin Smith
Aunque estemos más que acostumbrados a los caprichos de Kevin Smith, nunca se puede estar preparado para sorpresas como ésta. Y es que al director no se le pasa el arroz y desde que se metió de cabeza en el género del thriller más disparatado (véase la galardonada por el festival en el 2011, “Real state”), hace lo que le viene en gana. En esta ocasión, “Tusk” narra el periplo accidentado de Wallace Bryton, interpretado por un hilarante Justin Long, que le llevará a entrevistar a un experimentado marinero (Michael Parks), que le reservará el peor de los destinos.

A su manera, Smith homenajea el cine de Todd Browning y el de los primeros filmes de David Cronenberg, llevándolos a su campo y convirtiendo el resultado en una comedia más cercana al delirio que al propio género de terror. Aun así, fascina que un proyecto como éste haya podido llevarse a cabo. Aplausos. M.B.

"Tusk". Fuente: www.sitgesfilmfestival.com

“Tusk”. Fuente: www.sitgesfilmfestival.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *