Fall of Summer Festival, buffet libre de metal extremo

Carcass. Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

Carcass. Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

Fall of Summer Festival 2014
Lugar: Torcy (Paris) Fecha: 05/06-09-14 Estilo: Heavy Metal Público: 2.000 personas

Es poco habitual ver en nuestro país festivales protagonizados únicamente por bandas de metal extremo, aunque por suerte el Leyendas del Rock y el Resurrection Fest están abriendo esa puerta. Al margen de estas dos citas, la realidad nos obliga a peregrinar a otros destinos. Así las cosas, un servidor se fue a Torcy (Francia) para vivir el primer Fall of Summer Festival, donde un buen puñado de grupos casi imposibles de ver se han congregado en medio de la naturaleza, con dos escenarios bordeando sendos lagos. En definitiva, un emplazamiento idílico para organizar un festival si las conexiones de transporte público hubiesen sido las adecuadas. Parece que a los taxistas franceses no les gustan los metalheads.

Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

Viernes 5 de septiembre
La jornada empezó con los locales Agressor, pioneros del metal extremo en Francia, quienes, después de un breve silencio y con una nueva alineación, les tocó inaugurar el escenario Blackwater, apretando el gatillo de un excelente disparo de salida del festival, con su frontman Alex Colin-Tocquiane dando un verdadero ejemplo de cómo liderar una banda de metal.

Bölzer. Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

Bölzer. Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

El rápido cambio al escenario pequeño, bautizado como Sanctuary, fue para bien, ya que por primera vez pude ver a Bölzer, uno de los grupos actuales de black y death metal que más están dando que hablar. Se nota que estos suizos son paisanos de Celtic Frost, pero, a diferencia de los de Tom G. Warrior, cuentan solo con dos Ep’s, “Aura” y “Soma”. Su puesta en escena resultó atronadora, con solo dos personas sobre el escenario: el guitarra y vocalista KzR y el batería DzR nos dejaron sin aliento. Los riffs letales de su tema “Sttepes” deberían ser de escucha obligada para todos los que quieran devorar buena música extrema facturada en este 2014.

En dos minutos nos situamos en el escenario principal, con tiempo suficiente para observar una playa artificial construida entre el stage y el lago, algo inusual en un festival, aunque en esta época del año está prohibido bañarse.

Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

Llegó el turno de Exumer, creadores de ese maravilloso disco thrashero de 1986 titulado “Possessed by Fire”, protagonista de la mitad de su setlist. Los alemanes ofrecieron una vibrante y contundente descarga, aunque debemos recordar que siempre fueron una banda de segunda división dentro del metal extremo, por muy buen rollo que desprendan esos dos discos ochentenos.

También debemos tener en cuenta que desaparecieron durante un buen tiempo para regresar hace un par de años con su tercer disco beneficiados, sin duda, por el actual revival de bandas de metal perdidas, lo cual no es nada negativo, al contrario, pero creemos que se debe matizar su estatus para no faltar al respeto a bandas como Sodom, que también tocaron en este festival y nunca dejaron de estar en activo.

Rotting Christ. Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

Rotting Christ. Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

Turno para los griegos Rotting Christ, una excelente banda en directo que utiliza muchos elementos electrónicos y que ha tenido una evolución musical que no convence a todo el mundo actualmente; si te gustan canciones como “P’unchaw kachun – Tuta kachun”, de su último disco, te lo hubieras pasado en grande, pero en este tipo de festival podrían haber apostado más por sus primeros temas; creemos que la interacción con el público hubiera sido bastante mejor.

Y por fin llegó el momento de ver una de las bandas que hizo que, de entre todas las opciones, me decidiera por asistir a este festival: Aura Noir. Estos blasfemos de Oslo practican el mejor y más divertido black thrash que se puede escuchar hoy en día, y sí, son de lo más adictivo -hace años que sus discos no paran de sonar día tras día en casa-.

Aura Noir. Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

Aura Noir. Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

Con tan solo una hora de concierto tuvieron tiempo de tocar casi enteros sus discos “Merciless” y “Hades Rise”; temas como “Condor”, “Black Metal Jaw” o ese homenaje al metal extremo sudamericano llamado “South American Death” no pueden faltar en sus bolos. Su cantante Apollyon es, además, un gran fan de la música y se le pudo ver muy atento durante todo el festival mirando los conciertos de numerosas bandas y compartiendo tiempo con sus admiradores.

Tiempo para el all star del black metal en que se han convertido Borknagar, con Vortex (ex-Dimmu Borgir, Actururs) y Oisten Garner Burns como líderes absolutos, dando su particular versión melódica del black metal tradicional que supo a poco comparado con la ilusión de ver por primera vez en directo a Venom.

Venom. Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

Venom. Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

Cronos salió al escenario tocando su himno “Black Metal”, paradójicamente el único momento de todo el festival en el que falló el sonido; algo anecdótico que se solucionó a los pocos segundos para desembocar en un viaje en el tiempo con temas del disco del mismo título y de “Welcome to Hell”.

Un público entregado coreó todas las canciones de un directo casi perfecto. No olvidaron reivindicar “Fallen Angel” o “Hammerhead”, de sus trabajos más cercanos, pero ese final con “Witching Hour” es lo que queríamos oír para volver a sentirnos felices.

Carcass protagonizaron el mejor show del día. Los discursos de Jeff Walker contra el Hellfest y el cachondeo con el propietario de Season of Mist que sacó el último disco de Morbid Angel fueron épicos. Y su descarga también lo fue, con la sorpresa añadida de ver a Ben Ash como sustituto de Amott y tocando de maravilla tanto los temas de su último disco, “Surgical Steel”, como clásicos del calibre de “Corporal Jigsore Quandary”.

Carcass. Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

Carcass. Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

No podemos dejar de nombrar el correcto show de Impaled Nazarene y la frustrada puesta en escena de Vampire, cuyo disco homónimo, a pesar de no aportar nada al Death Metal sueco, me encanta. Una lástima que en directo pierda fuelle, por muy bien que les queden las pintas a lo In Solitude.

Sábado 6 de septiembre
Estrenamos la segunda jornada con Assassin, que devoraron casi todo su primer disco de 1987, “Upcoming Terror”, un gran comienzo. Los veteranos israelíes Salem pasaron algo desapercibidos, quizás porque su propuesta musicalmente variopinta no encajaba del todo bien con el público más extremo.

En cambio, Artillery volvieron a llenar el escenario pequeño de thrash metal de la vieja escuela. La banda acumula muchos cambios en sus filas, y aunque su vocalista Michael se ha incorporado hace un par de años y ha firmado un solo un disco con ellos, “Legions”, tanto él como el nuevo batería se han adaptado rápidamente e interpretaron temas clásicos como “Terror Squad” a la perfección.

Ahab. Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

Ahab. Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

Los alemanes Ahab dejaron a todos boquiabiertos con su Funeral Doom llevado a la más moderna expresión mediante su último álbum, “The Giant”. Con el lago de fondo tras el escenario, parecían invocar a Moby Dick o al monstruo del Lago Ness entre tantos riffs lentos y pesados que solo les permitieron interpretar unos pocos temas en 45 minutos de show: “Deliverance”, “The Hunt” y “The Divinity of the Oceans” nos dejaron en un estado mental que ninguna banda había conseguido hasta el momento, haciendo tumbar a la mayoría del público en el césped para poder asimilar tal cantidad de sonido de tan extrema calidad.

El thrash metal se volvía a reivindicar con los clásicos británicos Cancer, eso sí, resucitados para interpretar temas de sus dos discos más clásicos “To the Gory End” (1990) y “Dead Shall Rise” (1991). He aquí uno de los motivos que reavivaron la eterna discusión apuntada al inicio de esta crónica: ¿quién tiene más valor, las bandas que, pese a las dificultades, han mantenido una carrera constante o bien aquellas que aprovechan el nuevo boom de las nuevas generaciones y se vuelven apuntar al carro? A mí, personalmente, me da igual.

Cancer protagonizaron uno de los mejores conciertos de thrash metal que he visto últimamente y, encima, acabaron tocando “Dethroned Emperor” de Celtic Frost, por lo tanto, bienvenidos sean. ¡Ah! Por cierto, peores son las bandas que dicen que se retiran y luego no lo hacen.

Pentagram. Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

Pentagram. Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

Cambio de tercio con Pentagram, uno de los grupos más clásicos y que mejor suenan a pesar de que su cantante Bobby Liebling parezca tener pie en el otro mundo. Estamos ante una banda que hoy en día debería estar al mismo nivel que Black Sabbath (¡o muy cerca, al menos!) y su directo te deja sin palabras.

Escuchar “Forever My Queen” y, sobre todo, oír a Victor Griffin tocar su guitarra en todos los temas, te transporta a ese momento crucial en el que se creó el Doom Metal. “When the Scream Comes”, “Sign of the Wolf “ y muchos más hicieron de este, quizás, el mejor concierto de la noche, con un Bobby que hizo las delicias del público contorsionándose y regalando muecas imposibles que pusieron la nota curiosa a una gran actuación.

Ascension. Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

Ascension. Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

Cayó la noche y la oscuridad se apoderó del recinto al ritmo de Ascension, banda que con un solo disco a sus espaldas, “Consolamentum”, lograron dejar hechizados a la mayoría de presentes a base de un sonido cercano a bandas como Katharsis, envuelto de humo y luces rojas, y que nos brindó el mejor bolo de black metal vivido en mucho tiempo; la sorpresa más grata del festival.

Sodom. Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

Sodom. Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

Tocaba dar paso a unos clásicos que siempre han estado al pie de cañon: Sodom. Desde 1982, el trío alemán ha sacado catorce discos y se ha ganado a pulso el respeto generalizado; si a eso le sumas una fiel legión de seguidores entiendes al instante la locura repentina generada cuando “Agent Orange” sonó por los altavoces.

Como consecuencia: moshes instantáneos y cervezas y comida volando por encima de nuestras cabezas; y heavys cayendo encima de los fotógrafos, o sea, encima de un servidor, que, varias semanas después del concierto, aún tiene la marca de unas botas ajenas en sus piernas. Pero todo eso da igual cuando Tom Angelripper está cantando “Blasphermer” y “Burst Command ‘til War”, de ese gran disco que es “In the Sign of Evil”.

El sonido, perfecto, ayuda a una banda como la suya a darlo todo sobre el escenario y a ofrecer una lección a todos esos grupos que van y vienen de los que antes hablaba. “Remember the Fallen” cerró el setlist de esa noche pero Tom tenía ganas de marcha y pronto lo volveríamos a ver.

Enslaved. Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

Enslaved. Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

Pausa momentánea y momento para Enslaved, a quienes tenía ganas de ver, pero su set, para mi gusto, se complicó demasiado, basándose en temas del disco “Isa” para adelante y desplegando ese Black Metal progresivo tan bien hecho y tan perfeccionista que encanta a todo el mundo pero que después de una descarga como la de Sodom me dejó más bien frío. Eso sí, escuchar en directo “Alfadr Odhinn”, de su EP de 1993 “Hordanes Land”, me puso la piel de gallina y solo por eso ya valió la pena quedarse a ver todo el show.

Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

El fin de noche fue para los suecos Watain, a quienes me habían machacado mucho por su mal show en el pasado Resurrection. Pues bien: aquí Erik y su banda se dejaron de excesivos juegos con fuego para entregarnos un enorme concierto, aunque nunca dejaron de lado esas pausas sonoras para que su ritual musical y visual no se viese afectado.

Quizás el ambiente era más adecuado y el público tenía ganas de pasárselo bien a pesar de que su último disco, “The Wild Hunt”, no sea del gusto de todos.  Ofrecieron un setlist basado en sus dos últimas obras, entre el que destacó la majestuosidad de “Malfeitor” y “Reaping Death”, broches de oro para un gran concierto que no quedó del todo alejado de la furia de sus anteriores shows.

Watain. Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

Watain. Fall of Summer Festival 2014. Foto de Eduard Tuset

Por último, ver a Abbath de Immortal enfundado en el traje de Lemmy fue impresionante. De eso va Bömbers, banda de versiones de Motörhead que se dedicó todo el concierto a alabar el nombre de Lemmy Kilmister. Sonó todo lo posible: desde “Bomber” a “Ace of spades” pasando por “Orgasmatron”, “Overkill” y unas “Iron Fist” y “Metropolis” cointerpretadas al micrófono por Abbath y Tom Angelripper de Sodom. Un fin de noche perfecto para una espectacular primera edición del Fall of Summer que, esperemos, no sea la última.

Texto y fotos: Eduard Tuset
Más imágenes: www.flickr.com/photos/eduslayer
Un resumen de esta crónica ha sido publicado en MondoSonoro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *