Day of Doom Barcelona 2014: grave, lento y pesado

Day of Doom Barcelona 2014. Foto de Andrea Moya

Day of Doom Barcelona 2014. Foto de Andrea Moya

Day Of Doom Barcelona 2014. Fecha: 10 y 11 de octubre. Lugar: 
Carpes del Fòrum (Barcelona)

Viernes 10 de octubre
La primera noche de la cuarta edición del Day of Doom Barcelona se abrió con Witchthroat Serpent, de Toulouse, con un sonido realmente potente y con riffs directamente fusilados de esa época en la que Electric Wizard eran una buena banda.

Les siguieron Evilhorse, quienes demostraron, una vez más, que son la mejor propuesta que tenemos por aquí: descargaron algún que otro tema nuevo y, por supuesto, “Awake” y “Cabeza de Vaca”, que daba nombre a su debut. Dio gusto verles sobre las tablas con ese sonido y esas luces, emocionante.

Los catalanes tuvieron el honor de dar paso a Confessor, quienes, cuando ya lo dábamos por imposible, regresaron 23 años después de la edición de su glorioso “Condemned”. Un sueño hecho realidad gracias a la gente del Day of Doom. Sus dos nuevos guitarristas, Marcus y Chris Notan, estuvieron mucho más que a la altura, espléndidos, y qué decir de Steve Shelton, salvo “¡qué cabrón!”.

Day of Doom Barcelona 2014. Foto de Andrea Moya

Day of Doom Barcelona 2014. Foto de Andrea Moya

Abrieron con “Cross The Bar” para seguir con un montón de momentos emocionantes como “Alone”, Condemned”, “Prepare Yourself”, “Collapse Into Despair”, “Uncontrolled”, “The Stain”, “Hibernation” y “Blueprint Soul”, cerrando con  “Eye of Salvation” y “Suffer”. Lagrimones.

Para seguir y ya cambiando de tercio aparecieron The Skull, celebrando el 30 aniversario del “Psalm 9” de Trouble, que repasaron de principio a fin. Eric Wagner y sus secuaces no tuvieron piedad abriendo con “The Temper” para seguir con “Assassin”, “Bastards Will Pay” o “Endtime”, versionada en su época por los propios Confessor; hubiera estado bien que se unieran para tocarla. Todo el álbum enterito y para cerrar un tema nuevo que nos puso los dientes largos. Heavy lento con elegancia y poder. Ahí. Sergio Sancho

Sábado 11 de octubre
La segunda jornada empezó con la sorprendente propuesta de Santo Rostro, que cogió desprevenidos a muchos presentes. Comentarios positivos generalizados. Más encontradas fueron las reacciones ante el directo de Loincloth, quienes, con el vaivén de su oleaje progresivo dejaron un sabor agridulce.

Day of Doom Barcelona 2014. Foto de Andrea Moya

Day of Doom Barcelona 2014. Foto de Andrea Moya

Lord Vicar son una buena banda y resulta fácil imaginársela como tal si eliminas de la ecuación a su ebrio cantante, quien protagonizó un espectáculo lamentable cayéndose en mitad del set y permaneciendo mentalmente ausente durante varios minutos. Por suerte, fue la excepción a la profesionalidad mostrada por todos los grupos del festival.

Y como platos fuertes: Orange Goblin y Saint Vitus. Los primeros, como siempre, convirtieron el recinto en una fiesta a base de groove mayúsculo y guitarrazos incendiarios, desde el pentagruélico riff de “Scorpionica” a las finales “Red Tide Rising” y “Blue Snow”, de su celebrado “Time Travelling Blues”; todo ello conducido con pulso por su enorme líder –en todos los sentidos-, Ben Ward, quien ejerció, como de costumbre, de frontman perfecto. Como en Sonisphere hace tres años, oxigenan cualquier festival.

Day of Doom Barcelona 2014. Foto de Andrea Moya

Day of Doom Barcelona 2014. Foto de Andrea Moya

Saint Vitus, por su parte, eran el plato fuerte y no defraudaron. Más cómodos y rodados que en su anterior gira de reunión, Wino capitaneó una actuación intachable con la infalible ayuda de su mano derecha, Dave Chandler, a las seis cuerdas, dejando caer a plomo riffs musculados marca de la casa. Sonaron, para júbilo del respetable, tótems del doom como “I Bleed Black” o buena parte de su clásico “Born Too Late” (“H.A.A.G.”, “Dying Inside”, “Clear Windowpane” o el tema que da título al disco). El colofón perfecto a un festival ampliado, excepcional y con un público fiel que ya cuenta los días para la próxima edición. David Sabaté   

Texto: David Sabaté y Sergio Sancho
Fotos: Andrea Moya

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *