Mastodon, disco a disco

mastodon_mosaico_ok

Mastodon publican este viernes 31 de marzo su nuevo disco, Emperor of Sand; sin duda, una buena ocasión para recuperar este repaso a su variada, siempre estimulante y ya extensa discografía.

Remission (2002)
El Big Bang de una nueva manera de entender el metal procedente de los States. El título del tema de apertura no podría reflejar mejor su sonido: ‘Crusher Destroyer’. Su estruendosa targeta de presentación resultó tan fulgurante y poderosa como el caballo en llamas de su portada. Nos visitaron por primera vez como teloneros de High on Fire y se los comieron.

Leviathan (2004)
Tras el efecto sorpresa, su segundo asalto, inspirado en la novela Moby Dick, depuró y mejoró, si cabe, los aciertos de su debut para consolidar la personalidad sonora y estetica de la banda: riffs gruesos, intrincados y poliédricos; incipiente dualidad de voces, gutural y rasgada; trabajadas armonías de guitarra. En definitiva: un fresco y brillante cóctel de sludge, stoner, rock progresivo, heavy metal y experimentación. Primera colaboración de Scott Kelly de Neurosis, que repetirá en cada uno de sus discos futuros. Para muchos, su mejor obra.

Call of the Mastodon (2006)
Como si quisieran escenificar el cierre de una etapa previa a su salto a una major, la banda decidió dar a luz, meses antes de la publicación de su tercer disco, a esta recopilación de temas primerizos remezclados para la ocasión. El resultado es brutal, técnico y con su característico groove quebrantahuesos. Cinco de sus nueve temas ya aprecían en su EP debut, Lifesblood: una corrosiva aleación entre los Metallica pre-Black Album y el death-grindcore más arrollador.

Blood Mountain (2006)
Su paso a la multinacional Warner llegó acompañado de un derroche insospechado de imaginación, fuerza bruta, precisión y mucha más melodía. El gran paso que Mastodon necesitaban para culminar su lógico y trabajado proceso de conquista mundial. Resultado: producción grandiosa, fresco acercamiento arty al metal extremo y aperturistas colaboraciones con Queens of the Stone Age y The Mars Volta. Tan incomprendido por algunos como magistral. Lee la crítica aquí…

Crack the Skye (2009)
No sabemos si su gira junto a Tool, poco antes de la grabación del disco, tuvo algo que ver con el resultado, pero estamos ante su álbum más progresivo: otra vuelta de tuerca a su sonido con coartada conceptual, generosas dosis de psicodelia y un Brent Hinds ganando presencia con su registro nasal. Un trabajo futurista, alucinógeno y repleto de pliegues y recovecos a descubrir con cada nueva escucha.

The Hunter (2011)
Como si de una reacción a su anterior entrega se tratara, estamos ante una versión más directa e inmediata de la propia banda; Mastodon servidos en una colección de píldoras reconcentradas con las distintas facetas del grupo. Un trabajo más variado, pegadizo y, sí, accesible. Temas como ‘Curl of the Burl’, ‘Blasteroid’ o ‘The Sparrow’ ejemplifican la saludable superación de toda barrera y prejuicio.

Live at Brixton (2013)
Versión mejorada y ampliada -veinticuatro temas frente a doce- de su anterior directo, ‘Live at the Aragon’, esta actuación en el Brixton Academy de Londres dibuja un fiel retrato de lo que Mastodon son capaces de ofrecer, a día de hoy, cuando suben a un escenario. Eclécticos, algo marcianos, buenos ejecutores y entregados a la no siempre fácil tarea de reproducir el trabajado sonido (mención aparte a las voces) conseguido en el estudio.

Once More ‘Round the Sun (2014)
Su última obra funciona casi como secuela de The Hunter, lo cual no es, en sí, nada malo, todo lo contrario. En ella encontramos algún que otro tema menos inspirado, pero el cómputo general roza la excelencia gracias al atrevido dinamismo melódico -y los riffs- de piezas como ‘High Road’, el tema título o la adhesiva ‘The Motherload’, que logra desafiar con éxito los límites de lo comercial burlándose, de paso, de fenómenos y modas absurdas. Lee la crítica aquí…

Emperor of Sand (2017)
Contundente, bello y melancólico, Emperor of Sand se mueve entre el prog metal psicodélico de Crack the Skye y la mayor focalización y accesibilidad de The Hunter para probar, una vez más, que Mastodon juegan en su propia galaxia. Sus dos principales facetas, el post metal abigarrado y detallista, y el rock más directo y de tonalidades pegadizas, conjugan a la perfección en un disco que culmina a lo grande con la apabullante ‘Jaguar God’, uno de sus mejores temas en años. Lee la crítica aquí…

Texto: David Sabaté

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *