Moonspell, hijos de la noche

Moonspell, into the woods. Fuente: www.doornroosje.nl

Moonspell, into the woods. Fuente: www.doornroosje.nl

Los portugueses Moonspell se han movido siempre entre dos mundos en aparente colisión: uno más crudo con raíces black metal y otro más gótico y melódico, manifestado en discos como “Sin” o su nuevo “Extinct” (Napalm Records). Esta semana lo presentan en directo en nuestro país: el 25 en Barcelona, el 26 en Madrid y el 29 en Santiago de Compostela. Hablamos distendidamente con su cantante y letrista Fernando Ribeiro sobre Bathory, Thomas Hobbes, Nick Cave y el arte y la literatura como refugio del alma. Por David Sabaté  

Goliath Is Dead: Recuerdo la primera vez que os vi tocar en directo. Fue en el Doctor Music Festival de 1997, en el mismo escenario que Nick Cave. Él lo hizo con la luna llena de fondo y vosotros a pleno sol, fue un poco contradictorio…
Fernando Ribeiro: “(risas) Han pasado muchas cosas desde el año 97. Precisamente, hace poco conocí a Nick Cave personalmente. Fue muy bueno. Estábamos camino de un festival serbio en Novi Sad, el Exit Fest, es un poco parecido al Doctor Music, tiene muchas cosas de metal pero tambien de rock alternativo, con distintos escenarios y estilos. Por ejemplo, había David Guetta como uno de los cabezas de cartel y fue una lástima, un sacrilegio que Nick Cave tocara antes que él (risas). Cave es un señor y uno de mis artistas preferidos, ha tenido una influencia musical muy grande. Lo conocí, fue todo muy rápido pero tengo una fotografía con él. Me daba mucha verguenza pero no lo resistí. Fue un caballero, porque tenía prisa pero me atendió muy amablemente. Estábamos en el mismo hotel y cuando llegamos él y su banda tuvieron que esperarse en el hall porque las habitaciones no estaban preparadas. Fue un pequeño hechizo de la luna, una venganza por haber tocado en pleno día en el Doctor Music Festival (risas)”.

Moonspell. Fuente: www.metalcry.com

Moonspell. Fuente: www.metalcry.com

“Las cosas eran diferentes entonces. Tocábamos en festivales de metal pero también con bandas de otros estilos, de rock, música gótica, alternativa… Todo se ha tornado mucho más especializado ahora: las personas van a ver metal a un festival metal. Pienso que el metal alcanza un gran valor en sitios como Wacken, pero se ha perdido un poco la convivencia entre distintos sonidos, todo es más entretenimiento ahora, pero no hay mucho a descubrir, con excepciones como el Hellfest, por ejemplo. En el 97 éramos un poco más jóvenes, teníamos un público metálico pero también rockero. Nuestra música es una cosa muy viva para los fans del metal, porque tiene mucho que ver con la nostalgia y la incomprensión entre generaciones, pero, después, cuando frecuentas los festivales, te llevas muchas sorpresas, como ver a niños de catorce años que conocen tu música”.

“El mundo es mucho más rápido ahora. Tiendo a ser muy nostálgico pero lo combato para no volverme un tipo aburrido de cuarenta años que piensa que antes todo era mejor. Secretamente, pienso que la música era mejor, que la experiencia era más emocional, que no era tan importante cómo vestías o las opiniones que dabas en facebook, pero no quiero ser visto como un viejo que siempre está escuchando vinilo. Sin duda, la música de Moonspell transmite ese sentimiento de pérdida y nostalgia, y el corazón enlaza mucho más rápido con la música que todas las teorías sobre la escena o la modernidad”.

Moonspell. Fuente: www.madnesslive.es

Moonspell. Fuente: www.madnesslive.es

GID: Parece que “Extinct” recupera e intensifica la vertiente más gótica de la banda, esa faceta más oscura pero melódica al mismo tiempo. Es menos brutal que sus antecesores y un retorno al tono de discos como “Darkness And Hope” o “Sin”. ¿Estás de acuerdo?
Fernando: “Sin duda. Es algo bastante evidente y manifiesto en casi todas las canciones de ‘Extinct’. ‘Alpha Noir’ y ‘Omega White’ fueron una suma de todo lo que hacíamos hasta entonces y ‘Extinct’ es más como un nuevo comienzo. La carrera musical de Moonspell puede dividirse en dos: una parte más alfa, más metalera, que hemos intensificado en discos como ‘Memorial’, ‘Night Eternal’ o ‘Alfa Noir’, que son trabajos mucho más violentos y furiosos, y otra como la que reflejamos ahora. No es que queramos dejar esa otra vertiente, sino que abordamos ‘Extinct’ como un disco mucho más musical, en la línea de álbumes como los que has mencionado o ‘Omega White’. Queríamos una cosa mucho más melancólica, que ejerciera una especie de encantamiento y que condujera a las personas a un estado anímico distinto”.

“Estás en lo cierto, por supuesto: ‘Extinct’ pertenece a una categoría de discos mucho más oscuros, góticos y rockeros. Hemos querido abrazar un estilo en el que predominara la melancolía. Claro que tenemos aún partes más épicas, como la canción que da título al disco, o “Breathe”, pero todo es mucho más hipnótico y melódico, con arreglos más exuberantes, con partes orientales… Queríamos hacer un disco que fuera totalmente Moonspell pero mucho más bello, frágil, ufano y etéreo. Tenemos mucha oscuridad dentro y, como estamos infectados por el virus del metal (risas), la electricidad, el retorno del thrash metal y formamos parte de la escena, vamos haciendo estos contrastes con nuestro registro más melancólico y oscuro”.

“De todas formas, cuando nos sentamos para hacer “Extinct”, sabíamos que la vía más melódica era mucho más representativa del concepto del disco y de lo que queríamos expresar, de las cosas que estábamos escuchando. Fue seguir la música, porque no nos gusta estar siempre en nuestra zona de confort. El mejor ejemplo de ello, en nuestro caso, fue “Irreligious”: tuvo un éxito enorme y, en vez de grabar un ‘Irreligious parte 2’, grabamos ‘Sin/Pecado’, que fue un álbum que también dividió a mucha gente. Con “Extinct” queríamos sonar simplemente como Moonspell; que las personas reconozcan tu sonido es algo muy importante”.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=vxaPDABtRp8&w=600&h=315]

GID: Me ha llamado especialmente la atención “The Future is Dark”… ¿tenéis, en efecto, una visión pesismista del futuro o es una cuestión más lírica?
Fernando: “Toda la gente me dice ‘eso es una premonición’. Pero creo que el presente ya es oscuro. Hay cierta ambiguedad en esta canción, como en todo el álbum. Este es mi tema favorito del disco, es especial y tiene una sensibilidad distinta. Es una canción muy personal e íntima que escribí después de una mala noche en la que lo cuestioné todo en mi vida, también como padre y marido… está inspirada en el tipo de situaciones que todo el mundo ya experimentó pero prefiere esconder bajo la alfombra. La música tiene también la función de canalizar todo este tipo de cosas, ese es también el sentido del arte como forma de expresión y de comunicación”.

“Les canté toda la canción al resto del grupo, solo la voz, y les gustó al instante. Cuando estábamos grabando las primeras tomas, el productor entró en la cabina y me dijo: ‘Esta es la canción más oscura y aplastante que he escuchado nunca, necesito hacer una pausa’ (risas)”. Que un productor sueco como él te diga esto… consiguió ver que esta canción, y perdonad la inmodestia, es de aquellas en las que consigues hacer algo más que música. Me encantan bandas como Type O Negative y canciones como “Wolf Moon”, “Green Man”, “Love You To Death”… todas ellas son algo más que música. Intentamos ir más allá del entretenimiento y hacer música para sentir y pensar”.

“Estoy muy cansado y aburrido del metal gótico con una chica cantando y un tío gritando, con orquesta y un breakdown. Hay muchos más estilos, como demuestran bandas como Tiamat o Type o Negative, por ejemplo. Los jóvenes góticos de hoy en día tienen que intentar ir más allá. Muchas veces me pongo a hablar con chicos que van vestidos como góticos pero no saben quiénes son Sisters of Mercy y a mí y a mi mujer, que es la mayor fan del mundo de ellos, nos dan ganas de gritar”.

Moonspell. Fuente: www.rockstation.blog.hu

Moonspell. Fuente: www.rockstation.blog.hu

GID: En relación con el título del disco, te quería preguntar si crees que la causa de la extinción del hombre es el propio hombre. Un poco como la cita de Thomas Hobbes “Homo Homini Lupus”. Es el propio hombre quien va a terminar por extinguirse a sí mismo. ¿Tiene eso que ver con el concepto del disco?
Fernando: “Sin duda, eso va en línea dura del disco. Nosotros somos culpables de la extinción de algunas especies de animales, pero la conclusión que he sacado de toda la literatura científica que recopilamos para el disco es que la extinción tiene siempre que ver con la emoción. Muchas personas que estudian este fenómeno están comprometidas con intentar salvar las especies que están en peligro y eso es algo que se hace desinteresadamente. Si atiendes a gente como Hobbes, Darwin u otras escuelas, quizá la extinción es un proceso absolutamente natural”.

“Una de las ediciones del disco tiene un audio-comentario de 80 minutos sobre el making of. Aparecen momentos cotidianos de la banda, cocinando, riendo, hablando con la familia o haciendo bromas; pero también hay una parte más científica en la que hemos entrevistado a expertos de paleontología, por ejemplo, que nos han hecho ver la extinción como algo distinto. Claro que es una pérdida irreparable, pero hay cosas como un fenómeno llamado especiación, que es cuando una especie se extingue para dar lugar a otras, y eso es algo que también ocurre en mismo proceso. A mí lo que me interesaba como autor era ver el lado emocional, la posibilidad de que no haya una vuelta atrás. Si desaparece Peter Steele no va a existir uno nuevo, ni tampoco unos nuevos Type o Negative. Es una pérdida irreparable, sin sustitución”.

“‘Extinct’ puede que se camufle tras un concepto puramente científico, como la desaparición del pájaro dodo o el tigre de Tasmania, pero de lo que trata en realidad es de un universo mucho más microcósmico. Un universo que puede ser compartido por todos los que lean las letras. Es como cuando pasas por tu antigua escuela y ahora es un parque o un súper. Ha desparecido toda la memoria y te causa un poco de rabia y una mala sensación. Para mí eso es una forma de convivir también con la extinción. Es un tema muy rico porque puedo hablar sobre algo más fantasioso y recorrer el folclore oriental, como en ‘Medusalem’, pero también de otro tipo de cosas, como en ‘Malignia’ o ‘The Future Is Dark’. Todas esas canciones tienen un componente emocional relacionado con algo que se ha ido para no regresar jamás”.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=yjdGF6OeKBY&w=600&h=315]

GID: Has mencionado a Type o Negative, así que quería hablar sobre otra banda que me gusta mucho también, My Dying Bride. Una vez hice una entrevista con su cantante Aaron y me dijo que a él la música le servía para sacar fuera la tristeza o la melancolía que pudiera sentir y que, si se hubiera guardado dentro esos sentimientos, le podrían haber perjudicado. Él utilizaba la música para convertir, de alguna forma, su tristeza en arte. ¿Te ha servido a ti también la música para canalizar sensaciones o pensamientos negativos? ¿Cómo funciona para ti la música?
Fernando:
 “Creo que Aaron lo expresó muy bien. Es un gran compositor y me encanta todo su universo lírico. ¿Sabes que también es un gran fan de Nick Cave? Tiene un disco conceptual y ahí hablaba muchísimo de Nick Cave. Recuerdo esta perspectiva de que tienes que canalizar las cosas malas, porque las cosas buenas hay que vivirlas, ya que pasan rápidamente”.

“Si quieres hacer música más allá del mero entretenimiento y hacer algo creativo, claro que tienes que entenderlo como un acto de reflexión, poner tus energías y saber comunicarte. Lo de comunicarse es una cosa que los artistas tienen que aprender cada día que pasa, porque siempre hay peleas o se habla mal de ti, pero tiene que haber algo sagrado que te proteja de todo. Cuanto mejor es la calidad de esos sentimientos negativos que pones en la música, será más rica y más personas se van a identificar con ella. Puede que sea una especie de masoquismo curativo, pero es una verdad tan científica como la extinción. Muchas de las grandes obras de arte expresan agonía o angustia y, como dice Aaron, son cosas que te están perjudicando. A mí la música siempre me ha ayudado a ser un poco mejor y ser mejor pasa por la gestión que haces de tus sentimientos”.

“‘Extinct’ es un ejemplo muy claro en mi memoria. Nos fuimos todos juntos durante 35 días a Suecia. No tiene mucho sentido grabar así porque lo normal es que cada uno vaya a grabar su parte por separado, pero esta vez quería que fuéramos todos los miembros de Moonspell para ser una banda verdadera y pasar por esa experiencia. La primera cosa que escribí en Facebook acerca de este álbum fue después de escuchar lo que habíamos grabado, después de todo el proceso, de las noches que habíamos pasado juntos, de tantos días en Portugal y en Suecia. Se siente algo muy especial cuando escuchas tu propio álbum por primera vez y es increíble. Es una sensación que nadie te puede robar, una cosa muy privada”.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=DkUpMXsSrko&w=600&h=315]

GID: Sé que tienes gustos musicales muy variados, por lo que me has contado y también por las versiones que habéis hecho en el pasado, como Depeche Mode, Joy Division, Madredeus, Ozzy Osbourne… ¿Me podrías decir qué grupo te hizo pensar en dedicarte a la música? y ¿qué te marcó más, ese primer grupo o haber estudiado filosofía? Sé que es una pregunta complicada, pero creo que se complementa bastante la vertiente musical y la filosofía en tus letras.
Fernando:
“La música es una cosa muy loca, te hace pasar por momentos memorables pero otros son momentos de mierda. Te sientes entre humillado, ofendido y glorioso. Resulta muy difícil lidiar con ello psicológicamente. La filosofía es algo mucho más interior, más recatado y tranquilo. Decidí dedicarme a la música en el 98, así que estudié filosofía hasta ese momento. Hubo muchos períodos en los que no podía ir a la universidad porque estaba de gira con Moonspell y era muy difícil conciliar ambas cosas”.

“A veces me pregunto a mí mismo qué estoy haciendo tocando en China y si no debería estar en la biblioteca buscando libros sobre Heidegger o haciendo una tesis, pero lo verdad es que elegí hacer música. La primera banda que me impulsó verdaderamente para hacer música fue Bathory. Tuve la suerte de que Quorton vino a Portugal en 1990 y pude conocerle. Contando con bodas, divorcios, mudanzas e hijos, el encuentro con él fue una de las cosas que más me marcaron en la vida”. “Elegí la música y dejé la filosofía como un complemento vital. Aunque no acabé la carrera, no he dejado nunca de leer filosofía. No es algo que necesite de estar en una escuela para seguir aprendiendo. Una anécdota curiosa es que cuando mi universidad quiso conmemorar su centenario invitaron a diversas personalidades y entre ellas ¡me invitaron a mí para hablar de filosofía! (risas) Fue algo estupendo porque hablé sobre Moonspell y la relación que tenían algunas letras de canciones con conceptos filosóficos”.

“La música exige una actividad física que no voy a poder mantener siempre. Muchas veces fantaseo con el momento en el que Moonspell se extingan y me dedique por completo a la filosofía y la literatura. Me imagino a mí mismo como un viejo con barba, fumando y leyendo sin parar, como Hemingway. Pasar del refugio de la música al refugio de los libros. Siempre escondido de la realidad lo máximo posible (risas)”.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=2YAL0KPK2-I&w=600&h=315]

GID: Quizás podrás publicar otros libros. No sé si ahora tienes algún proyecto en mente…
Fernando:
 “Sí, he escrito algunos libros y también me he dedicado a hacer algunas traducciones. Por ejemplo, traduje al portugués Soy Leyenda de Richard Matheson. Tengo muchos planes literarios, aunque no tengo mucho tiempo. Uno de los planes que tengo es crear una pequeña editorial para sacar libros de músicos de aquí y también de otros músicos con los que voy entablando amistad a los que les gusta escribir. Es un proyecto que tengo en mente porque me encanta el mundo de los libros”.

“El mundo del rock and roll es genial, con todos esos viajes y muchas experiencias buenas y malas, pero en la literatura la encuentro todo, las emociones fuertes y la tranquilidad. No tengo que ir a tocar a Pekín o Estambul porque puedo hacerlo todo desde el confort de mi casa (risas)”.

Moonspell tocan junto a Septic Flesh el miércoles 25 de marzo en Barcelona (Razzmatazz 2), el jueves 26 en Madrid (Sala Caracol) y el domingo 29 en Santiago de Compostela (Sala Capitol). Más información en www.madnesslive.es

Texto: David Sabaté / Parte de esta entrevista ha sido publicada en Rockzone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *