Tricky, el ángel caído de Bristol

tricky_def

Tricky. Fecha: 12/02/2015. Sala: Apolo (Bcn). Promotor: Budweiser Live Circuit

Lejos de conformarse con su estatus de icono de la música experimental-comercial de los noventa, el señor Adrian Thaws (a.k.a. Tricky) no ha dejado de trabajar ni un segundo, pavimentando el camino de una trayectoria sólida y constante que sigue dando que hablar. Resta saber, claro está, qué tal la defiende en directo…

Barcelona recibe al músico de Bristol con un Apolo razonablemente abarrotado de espectadores del más variado pelaje, aunque la media de edad del respetable supera ampliamente la treintena. Sin mucho preámbulo -ni teloneros-, las luces se apagan y los músicos aparecen en escena, al amparo de un sample de “The World is Like a Ride…” de Bill Hicks, probablemente el humorista más sampleado de la historia.

Tricky luce atuendo callejero bastante casual, y en general se percibe la intención de los músicos de permanecer ocultos tras la densa penumbra, especialmente nuestro querido maestro de ceremonias -que además de introvertido, es negro-. Para mi sorpresa, no hay bajista, lo que resulta bastante absurdo teniendo en cuenta que las líneas de bajo son susceptibles de ser interpretadas por un humano y que perjudica levemente la potencia de la puesta en escena. Pero el sonido es cojonudo, así que no patalearé mucho al respecto.

Arrancando con “You Don’t Wanna”, seguida de la inédita “I Live Alone”, el directo se presenta con buen ritmo, mezcla excelente -la voz principal está un poco enterrada, pero ya es un poco el rollo- y fuerte carga atmosférica. Sucede al pistoletazo de salida una sabia selección del repertorio más reciente del artista, mayormente extraída de sus tres últimos trabajos, y con una carga mucho más bailable que la de sus inicios -con toda la intención del mundo y, desde mi punto de vista, muy de agradecer en un concierto; a pesar de que adoro su vertiente más retorcida-.

El señor Thaws se muestra desde el principio bastante circunspecto, y aunque tengo esperanzas de que se vaya animando a medida que avanza el concierto, su actitud variará más bien poco, deviniendo progresivamente una pequeña decepción. Aunque a estas alturas probablemente nadie espera que este tipo sea un torbellino de piruetas escénicas, su actitud pasiva, su mecánico “thank you very much” después de cada canción y su escaso movimiento sobre las tablas acaban por resultar aburridos. De acuerdo que ya tiene una edad, pero aún así…

En el extremo opuesto de la balanza, la joven artista K Bleax no sólo canta, baila y brilla con luz propia, sino que además resuelve con eficiencia todas las líneas vocales femeninas -tan importantes en las composiciones de Tricky- sin amedrentarse ante la amplitud del registro, desde los susurros sensuales de “Nothing’s Changed” hasta el rap trepidante de “Gangster Chronicle”; compitiendo en calidad con sus intérpretes originales y aportándole al espectáculo el interés que el supuesto frontman renuncia a darle.

A pesar de este hecho, la selección de cortes es tan buena como las canciones en sí, lo que contribuye a caldear el ambiente y a hacer que el concierto resulte, a pesar de todo, correcto y entretenido. Temas cortos y directos con contados guiños al pasado (“Overcome”, la versión de Public Enemy “Black Steel”) y algunos momentos de peso guitarrero (“Why Don’t You”, “My Palestine Girl”), bien combinados con las consabidas piezas de corte trip hop y dub (“Really Real”, “Nicotine Love”), que se van encadenando en una secuencia bastante sólida de apenas una hora y cuarto de duración -que sabe a poco-, y que culmina con un encore bastante protocolario.

En resumidas cuentas, un buen concierto que hubiera podido llegar a ser apasionante, de no ser por la actitud de un artista consagrado al que, aunque renunciando a vivir de glorias pasadas, la edad parece estar pasándole factura sobre las tablas.

Texto: Rider G Omega / Foto: Fernando Ramírez

Author

Goliath Is Dead

Goliath Is Dead es un blog centrado en el rock alternativo y el metal en todas sus vertientes, así como en el cine de género (fantástico, terror, serie B) y las películas de culto. También nos inspiran el artwork y los libros.
Filed under Conciertos Crónicas Música

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *