Sitges 2015 (5): ‘The Invitation’, la última cena

'The invitation', de Karyn Kusama

‘The invitation’, de Karyn Kusama. Fuente: www.entertainment-today.net

Cualquier palmarés que se precie suele generar críticas y desacuerdos. Este año no ha sido una excepción, aunque la concesión del Premio a la Mejor Película para The Invitation ha sido más aplaudido y menos cuestionado que en anteriores ocasiones.

Thriller psicológico sobre la reunión de una ex pareja con un trágico pasado en común, sus nuevos compañeros y sus viejos amigos en una misteriosa cena, estamos ante uno de esos filmes que te mantienen en vilo y pegado a la butaca de principio a fin.

'The Invitation', de Karyn Kusama.

‘The Invitation’, de Karyn Kusama. Fuente: www.joblo.com

De pretensiones modestas y con un planteamiento de origen, salvando las distancias, parecido al de Los amigos de Peter (Kenneth Branagh, 1993) -crúcenlo con una atmósfera más enrarecida y el terror psicológico indie variante sectas-, su guión de hierro dosifica inteligentemente la información y los puntos de vista para alimentar las dudas y las hipótesis del espectador, casi al estilo de Agatha Christie.

Todo ello enriquecido por un crescendo sostenido y ejemplar de la tensión narrativa que, con muy pocos recursos, como si de un texto teatral se tratara, logra que nos lo pensemos antes de pestañear.

'The Invitation', de Karyn Kusama.

‘The Invitation’, de Karyn Kusama. Fuente: www.theverge.com

Las interpretaciones y la fotografía ayudan en la ecuación, dirigida sin alardes pero con oficio por una notable Karyn Kusama (Girlfight, Æon Flux, Jennifer’s Body). Un meditado conjunto de elementos, incluido el poderoso desenlace -ese revelador plano final-, que contribuye a que el dilema y los miedos expuestos por los comensales de esta última cena traspasen la pantalla y se instalen en la conciencia del espectador más allá del propio film.

Texto: David Sabaté

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *