Myrkur. ‘M’

myrkur_m

Myrkur. ‘M’ (2015, Relapse Records)

Se han dicho muchas cosas acerca de Myrkur. Y muchas de ellas bastante sorprendentes, aunque, tristemente, no por poco previsibles. Entre ellas hallamos la etiqueta de nuevo cuño hipster black metal, también utilizada por algunos para definir a los americanos Deafheaven.

“¿Qué hace una rubia danesa con aspecto de modelo liderando una banda de black metal?”, se han preguntado otros tantos. Tal como lo oyen. Sí, a estas alturas, aún hay quien cree que para tocar metal extremo hay que obedecer ciertos patrones estéticos -maquillaje facial blanco y negro, ropa oscura, sangre-, convertirte en un ser intimidante o mostrar una actitud de cabreo descomunal con el mundo. Queremos pensar que el hecho de ser mujer -y, además, atractiva- no supone un agravante para dichos sujetos, porque el problema entonces sería aún más grave de lo que aparenta.

Vale, su cantante Amalie Bruun comenta sonriente artículos de moda en un vídeo de YouTube. ¿Y? La libertad individual absoluta que pregona, entre muchas otras cosas, el black metal -como antes el punk- no es unidireccional ni sirve solo para ciertos cánones. Eso supondría la antítesis de esa pregonada falta de moldes y corsés.

Lo comentaba en la crónica del reciente concierto de Ghost: lo heavy, oscuro o extremo no depende de lo fuerte que toques o las pintas que luzcas. El discurso, también aquél que se esconde entre líneas, en muchos casos, dice igual o más de ti que otros elementos más obvios. Una apertura de miras que, dejando de lado la creencia en absurdos e infantiles dogmas, nos lleva a lo más importante: la música. Y aquí, te guste más o menos su propuesta, es donde Myrkur hablan más alto y fuerte que en cualquier entrevista, vídeo o elemento extramusical.

Su aleación sonora, condensada con notables logros expresivos en M, su primer largo, combina el espíritu de la segunda ola del black metal con atmósferas espesas y melodías saturadas en sintonía con el shoegaze, coros monacales, numerosos pasajes que beben del folklore nórdico -la sombra de Dead Can Dance es muy alargada- y voces fantasmales que recuerdan a los mejores Theatre of Tragedy.

Cuando Myrkur se ponen duros suenan realmente primitivos y contundentes (‘Mordet’), aunque la armonía acabe inyectándose a menudo en el tejido gangrenoso del conjunto, como un bálsamo sanador, en gemas como ‘Onde Born’ o ‘Jeg Er Guden, I Er Tjenerne’.

Aunque no se dejen engañar por las apariencias amables de ciertos pasajes: M es mucho más frío y oscuro que multitud de álbumes más ruidosos y aparentemente amenazantes. Tendremos ocasión de comprobarlo en su primera visita a nuestros escenarios, junto a los citados Deafheaven, el próximo mes de marzo.

Texto: David Sabaté

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=LaX-xAhTIcY&w=600&h=338]

Author

Goliath Is Dead

Goliath Is Dead es un blog centrado en el rock alternativo y el metal en todas sus vertientes, así como en el cine de género (fantástico, terror, serie B) y las películas de culto. También nos inspiran el artwork y los libros.
Filed under Discos Música

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *