Entrevista Obsidian Kingdom (1): “Nos planteamos cada obra en términos de sensaciones y emociones”

Obsidian Kingdom. 'A Year with no Summer'

Obsidian Kingdom. Foto promocional original de Ester Segarra.

Obsidian Kingdom, una de nuestras bandas más internacionales y creativamente ambiciosas, publica nuevo disco esta semana. A Year with no Summer (Season of Mist), continuación del excelente ‘Mantiis’, es un bipolar monumento a las catástrofes (naturales y personales) de aristas industriales y ecos al rock alternativo de los noventa. Hablamos con la banda en esta extensa conversación que os entregamos en tres partes. A continuación tenéis la primera. Por David Sabaté

Tenéis un nuevo disco a punto de publicarse. Han pasado cuatro años desde Mantiis (2012) pero durante este tiempo han sucedido muchas cosas (giras, un disco de remezclas, cambio de sello y de miembros…). Me gustaría saber cómo lo habéis vivido desde dentro. Parece que avanzáis sin prisa, pero aún así, más rápido que otros…

Rider G Omega (cantante y guitarrista): “El principal motivo de que se haya dilatado tanto el periodo entre los dos discos es que hemos entrado en contacto con la industria musical. Lo cual es bueno, porque es el sector en el que nos tenemos que desenvolver pero es un sector del que desconocíamos la mayoría de información relevante. Hemos necesitado mucho tiempo de aclimatación. Y aún hay otro motivo de peso: no hemos sido capaces de conseguir giras internacionales antes de tener un contrato discográfico con un sello. Durante mucho tiempo nos resistimos a firmar con un sello temiendo que perderíamos autonomía, que nos impondrían una forma de hacer las cosas…

Los sellos existen, controlan la industria y hay que convivir con ello. Incluso si uno quiere ser un artista independiente, tiene que adquirir las competencias de un sello, y es algo que estamos haciendo. De todas maneras, nos ha llevado un cierto tiempo darnos cuenta de todo esto: conseguir un sello, afianzar un contrato con una compañía de booking y poder presentar ‘Mantiis’ como se merecía.

No queríamos ponernos a trabajar en nuevo material hasta que no hubiéramos desarrollado por completo nuestra primera obra. Nos ha tocado invertir más tiempo del que esperábamos pero estamos plenamente satisfechos con el resultado. Además, a raíz de la reedición de ‘Mantiis’, del disco de remezclas, la edición en vinilo, los videoclips posteriores, etcétera, creo que hemos administrado bien los tiempos para que este periodo, desde el punto de vista del público, no se haya hecho demasiado largo”.

No es el mismo caso de Tool, vamos…
Seerborn Ape Tot (sintetizadores): “Están ocupados haciendo vinos…
Rider G Omega: “Algún día tengo que probar ese vino… a ver si me abre el tercer ojo” (risas).

La primera certeza al escuchar A Year with no Summer es que se ha producido un cambio de registro importante. No es que antes fuerais fáciles de catalogar, ni mucho menos, pero si hubiera que definirlo en pocas palabras, si antes hacíais un metal vanguardista progresivo, ahora suena más a rock alternativo. También encontramos aquí elementos variados sin perder la coherencia: desde post rock a industrial, black, ambient, blastbeats con guitarras en segundo o tercer plano… estructuralmente también es más simple…

Rider G Omega: “Lo es con toda la voluntad de serlo. En realidad, hemos buscado la simplicidad estructural y, en consecuencia, se han producido todo el resto de efectos. Creo que el punto de ruptura es la decisión de escribir canciones, cosa que en ‘Mantiis’ no pasaba, que es una suite de cuarenta cinco minutos con piezas muy cortas cuya flexibilidad nos permitía explorar muchas cosas sin comprometernos con nada. No importaba si había una pieza de piano de dos minutos y después nos tirábamos más por el black metal más salvaje. Este marco desaparece en el nuevo disco y nos vemos obligados a escribir canciones, con lo que la fórmula es muy distinta.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=lE_hcwH1tqI&w=600&h=315]

Rider G Omega: “Para que una canción sea una canción debe tener elementos previsibles y una estructura fácil de identificar, con estribillos y melodías, con una repetición y una claridad estructural. Nos pusimos a estudiar este tipo de registros y empezamos a escuchar mucho pop y rock en su vertiente más tradicional. No es que no hiciéramos antes, sino que cambiamos nuestra forma de escucharlo.

Concretamente en mi caso, los recuerdos más íntimos que tengo relacionados con el rock tienen que ver con la escena del rock alternativo de los noventa, el grunge, el shock rock y bandas que van desde Nirvana a Nine Inch Nails. Este registro suele estar muy reñido con el metal tradicional tal y como se entiende aquí en Europa, y me pareció un ejercicio interesante traerlos en común pero sin que fuera ninguno de los dos, y aquí aparece la electrónica como elemento cohesionador. Otra vez, hemos volcado todas nuestras influencias en nuestro trabajo, con un poco de premeditación, queríamos algo estructuralmente más simple y colorear un poco más nuestra paleta, pero aún así creo que los resultados han sido bastante espontáneos”.

Una ampliación cromática que se refleja en el artwork, muy en consonancia con la música…

Rider G Omega: “Totalmente. Cuando nos planteamos crear una obra, ya sea un espectáculo, una canción o un álbum, solemos empezar hablando de sensaciones y de emociones, más que de temas, ideas o discursos. En ese sentido, estos colores se nos van apareciendo a lo largo del proceso creativo y van contaminando el resto de aspectos hasta que al final confluyen en la obra. Solemos elaborar un briefing estético para cada álbum y la música, los videoclips, la comunicación, el espectáculo en directo o la gráfica son manifestaciones de ese mismo punto de partida.

Portada de 'A Year With No Summer', de Obsidian Kingdom.

Portada de ‘A Year with no Summer’, obra de

Seerborn Ape Tot: “Es como un pilar alrededor del que podemos sostenerlo todo y articular cualquier producto que tenga que ver con el disco, desde el diseño de portada hasta los visuales del directo. Es curioso, porque la matriz y la semilla del disco no es el disco, sino una serie de sentimientos e imágenes que nos inspiran y que tienen una vertiente musical pero también muchas más”.

Rider G Omega: “Ese color ya está definido antes de que se produzca nada. Está íntimamente relacionado con la música. Cuando empezábamos a trabajar en esto, estábamos pensando en términos de azul y magenta. Personalmente los asocio a un tipo de violencia traumática. Al margen de toda la energía que pueda transmitir el rojo, también es el color de la sangre, tiene ese punto de alarma, de alerta y de peligro, y me parece que en la portada y en la obra hay una languidez general y una saturación que hace que acabes mareado con el disco pero tiene momentos muy cortantes y violentos que te hacen despertar, lo cual es fatal, porque es mal o mal (risas). Es un álbum un poco maníaco-depresivo”.

Para el artwork habéis contado de nuevo con el binomio Ritxi Ostáriz (Ihsahn, Leprous) y Elena Gallén (Reebok, Vice)…

Seerborn Ape Tot: “De hecho, somos su nexo de unión. Solo han trabajado juntos en nuestros dos discos”.

Rider G Omega: “Deseamos que siga siendo así. Nos interesa mucho tener esta dualidad de género en la aproximación al diseño. Es curioso, pero al final hay dos sensibilidades y maneras de trabajar distintas. Ritxi es una persona mucho más categórica, ortogonal, rotunda, seria… lo que se refleja en el diseño en unas líneas duras, letras grandes, todo tiene peso y es muy monolítico. En cambio, Elena es mucho más fluida, sibilina, presenta ideas de forma más poética pero a la vez menos ordenada, y creo que la suma de ambos es justamente lo que le da gracia al asunto. Me siento muy honrado de que colaboren juntos de forma exclusiva con nosotros y creo que sus dos trabajos hasta la fecha con Obsidian Kingdom son espectaculares”.

Lee las siguientes dos partes de esta misma entrevista:

Entrevista Obsidian Kingdom (2): “El disco es una metáfora del presente y profundiza en la dicotomía entre sexo y muerte”

Entrevista Obsidian Kingdom (3): “Obsidian Kingdom es una entidad viva y muy potente”

 

A Year with no Summer se publica el viernes 11 de marzo vía Season of Mist.

Más información:
www.obsidiankingdom.com
https://obsidiankingdom.bandcamp.com/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *