‘Batman v Superman’, de dioses y monstruos

Batman v Superman: El amanecer de la Justicia

Batman y Superman, cara a cara. Fuente: www.youtube.com

Batman v. Superman: El amanecer de la justicia (2016). Dir: Zach Snyder

La idea de mezclar en una misma película a Batman y Superman, sobre todo viniendo de la hiperrealista (con todas las comillas que quieran) trilogía del hombre murciélago firmada por Christopher Nolan -más cercana al thriller policíaco que al género superheroico- no me entusiasmaba en exceso. Tampoco la elección de Ben Affleck como Bruce Wayne, como seguramente a muchos de vosotros. Sin embargo, viendo el trailer de esta nueva entrega empecé a ver la apuesta con otros ojos. Incluso recuperé el cómic de Frank Miller Batman: El regreso del caballero oscuro, que leí por primera vez en la hora del recreo de la escuela cuando tenía once años.

La lectura social y pseudofilosófica que se desprendía de los avances, más la violencia explícita del tebeo de Miller dispararon mi imaginación. Pero claro, esto es una superproducción de Hollywood y no se iban a arriesgar a perder potencial de taquilla debido, por poner un ejemplo, a cualificaciones excluyentes con los menores de edad.

Sin embargo, la cinta de Zach Snyder acaba siendo poco apta para niños -al contrario de la mayoría de producciones Marvel-, algo no necesariamente malo. Superado este pequeño -para algunos enorme- escollo, resulta asombroso el nivel totalitarista de algunas de las primeras y muy duras críticas negativas recibidas por la cinta. Sobre todo al certificar que estamos ante una película de superhéroes más que correcta, entretenida, visualmente potente y con poco que envidiar a la mayoría de títulos de esta naturaleza.

Batman v Superman: El amanecer de la justicia

Superman, Wonder Woman y Batman, no hay dos sin tres. Fuente: www.rickey.org

Henry Cavill sigue en la línea de su Superman de Man of Steel, algo ingenuo y bondadoso pero de crecientes dudas acerca de su papel en un mundo ajeno, y con un halo mesiánico, de deidad caída, ya explorado en esa anterior entrega, fruto de la pérdida de espiritualidad y de iconos religiosos de la sociedad moderna. También se reincide en la percepción del peligro que, como poderoso alienígena, puede suponer para la humanidad, en la línea del eterno dilema planteado en la saga X-Men.

Ante él, un Batman crepuscular, atormentado y vengativo, más terrenal y de métodos mucho más cuestionables, incluso de corte fascistoide, como defienden -¿sorpresa?- otros personajes del gremio, desde The Punisher hasta el Juez Dredd; una tendencia nada disimulada aquí por un rudo y musculoso Ben Affleck que, si bien sigue siendo mejor director que actor, supera la prueba mejor de los esperado.

Eso sí, a ambos les ganan por goleada secundarios como Jeremy Irons -aún así, a la sombra del Alfred de Michael Caine-, o el reparto femenino en bloque, en especial Diane Lane. Gal Gadot, por su parte, se estrena como Wonder Woman con personalidad y maneras aunque introducida de forma ligeramente forzada en la trama y recordando demasiado a la sofisticada Catwoman-ladrona de Anne Hathaway en Dark Knight Rises. Mención aparte para el sobreactuado Lex Luthor de Jesse Eisenberg, de irritantes tics y demasiados ecos al Joker de Heath Ledger.

Batman v Superman: El amanecer de la justicia

Superman (Henry Cavill), venerado como un Dios (por algunos). Fuente: www.film.ru

En cuanto a la factura, las escenas de acción funcionan y los golpes duelen, desde el crudo enfrentamiento entre ambos iconos -se agradece que no resulte interminable- hasta las palizas que propina Affleck a sus enemigos mortales. Es cierto que asoman las costuras del guión en algunos momentos -esa prometedora pero inexplicablemente interrumpida vía narrativa en el desierto; el motor del cambio de actitud de Batman respecto a Superman en pleno enfrentamiento-.

También podrían mejorarse el diseño-montaje de algunas secuencias, como la demasiada oscura persecución con el Batmóvil, una lástima. Sin embargo, el artefacto avanza en su conjunto con solidez y resolución. Mención aparte para el logrado traje-armadura de Batman, entre Robocop y el mencionado Juez Dredd, y acertadamente deudor de la coraza dibujada por Miller.

Batman v Superman: El amanecer de la justicia

Traje de Batman, modelo fondo de armario. Fuente: www.youtube.com

Batman vs Superman posee tanto elementos de Nolan (aquí productor) como de Los Vengadores, aunque en este último caso sea únicamente a un nivel de pitch o planteamiento general. Del primero adopta cierto tono adulto y oscuro, empezando por las referencias implícitas al 11-S y a la amenaza del terrorismo global, aunque sin llegar a su nivel de sofisticación y profundidad; mientras que de la saga de Joss Whedon recoge la fórmula de reunir a distintos superhéroes, aunque no posea -sus protagonistas tampoco lo piden- su sentido del humor ni su tono lúdico para todos los públicos. Quizás este término medio es el que no acaba de funcionar para cierto sector de la audiencia, quién sabe.

Con todo, y aunque sigo quedándome con la segunda entrega del Spiderman de Raimi, la primera de Los Vengadores y, por supuesto, con la citada trilogía de Batman-Nolan, recomiendo este aparatoso pero disfrutable duelo de titanes protagonizado por dos de los mejores superhéroes de la historia del género.

Texto: David Sabaté

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=Vzi5Q5aIGJU&w=600&h=315]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *