‘The Love Witch’: brujería y feminismo en Technicolor

'The Love Witch', de Anna Biller

‘The Love Witch’, de Anna Biller. Fuente: thescreamcast.com

Existe una nutrida colección de películas de género recientes dirigidas y protagonizados por mujeres; un hecho que no debería ser noticiable, cierto, pero que, en la industria cinematográfica actual, como en tantos otros ámbitos de la sociedad, lo sigue siendo. Aunque también hallamos otros motivos de celebración, porque –y esa es la mejor noticia– la mayoría de esos títulos figuran entre el mejor cine de género facturado en la actualidad. Así se desprende, como sostenía hace unos meses en un artículo publicado en GQ la crítica de cine Desirée de Fez, de filmes como Raw o Prevenge, estrenados este año en nuestras pantallas, y también de esta deliciosa rareza titulada The Love Witch. 

Lo más llamativo de este estiloso thriller que homenajea y subvierte los códigos del cine de terror y sexploitation de finales de los sesenta y principios de los setenta, es, a simple vista –y no es poco– su factura visual: del diseño de producción al vestuario y la fotografía, la cinta se impregna de la estética del celuloide de hace 50 años, el cromatismo de Los pájaros de Hitchcock, la era del Technicolor e incluso al Batman catódico de Adam West.

Una realidad paralela que dota a The Love Witch de un halo de cuento, como los cuentos de hadas y princesas parodiados en el tercer y más flojo acto de la cinta, algo desinflado; y en los que, pese a todo, cree su protagonista: una bruja principiante en apariencia manipuladora y malvada pero también débil e ingenua; víctima y verdugo de los hombres a los que pretende conquistar.

Una dualidad que hacen de su frío e irreal personaje (magnética y esplendorosa Samantha Robinson) uno menos frío y arquetípico, y que sirve a la realizadora Anna Biller (también montadora, diseñadora de decorados y autora de parte de la música de la cinta) para tejer una ácida crítica a la visión edulcorada del amor perpetuada por una sociedad, una cultura y un imaginario colectivo eminentemente patriarcales. Desigual pero cautivador, beligerante y necesario ejercicio de estilo con fondo.

Author

David Sabaté

Periodista cultural, colaborador de Mondo Sonoro desde 2001 y apasionado del cine, los libros y la música. Ha pasado por medios como El Periódico de Catalunya, Rockzone o Catalunya Ràdio. Filias: David Bowie, Black Sabbath, John Carpenter y el Festival de Cine de Sitges, al que acude desde que tiene memoria.
Filed under Cine Películas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *