Sitges 50: Entrevista con Toni Jiménez

Festival de Cine de Sitges

Toni Jiménez y su “brunch” flexivegetariano para aguantar las maratones del Casino Prado.

Toni Jiménez trabaja año tras año como voluntario en el cine Casino Prado del Festival de Cine de Sitges y este 2017 no será una excepción. Recuerda de forma especial una maratón Japan Madness allá por el 2006, acumula no pocas anécdotas y quizás lo conozcáis mejor por ser el impulsor del festival Sorrofest, auténtico oasis del punk pop estatal.

¿Cómo fue “tu primera vez” en el Festival de Sitges? ¿Recuerdas el año y la película? ¿Qué edad tenías?
Mi primera vez… Uff, recuerdo ir a las proyecciones en el Paseo Marítimo, la primera que recuerdo es una peli de cocodrilos. Bastante mala… ¡Me encantó! La primera que recuerdo pagando fue la increíble Space Truckers.

¿Has fallado algún año desde entonces?
Alguna vez, pero por razones excepcionales. ¡Caray, si he llegado a ir a Sitges con la pierna enyesada del tobillo a la cadera! Imagina subir hasta el Auditori…

De todas las películas de terror que has visto en Sitges, ¿recuerdas alguna que te haya hecho apartar la mirada o que te haya quitado el sueño?
Mi peor pesadilla es que me dejen amortajado en una barca a la deriva. La culpa de todo la tiene Dead Man de Jarmusch.

¿Con cuál te has reído más?
Me morí de la risa con What We Do in the Shadows, premio del público del 2014. El público de l Festival sabe. Por cierto, que no pude evitar acordarme de la belga Vampires (2010). ¡Peliculón!

¿Qué proyección recuerdas con mayor cariño?
La Japan Madness del 2006. Me voló la cabeza. Tres pelis indescriptibles. La primera, un Shion Sono totalmente loco, Strange Circus, ¡y era la mala! A continuación, la maravillosa Executive Koala de Minoru Kawasaki. Y como guinda del pastel, Tokyo Zombie de Sakichi Satô. Nunca se ha vuelto a repetir un Japan Madness tan alucinante, y eso que el año pasado se proyectó la locura de Kayako vs Sadako.

¿La mejor anécdota que has vivido durante el festival?
La última noche en Prado del año pasado se nos ocurrió hacernos unos protectores de ondas telepáticas con un rollo de papel de plata que nos agenciamos. Al rato nos dimos cuenta que el tema se nos había ido de las manos cuando todo el mundo empezó a hacerse gorros de aluminio. Y cuando digo todo el mundo me refiero a TODO el mundo: voluntarios, público, prensa, organización, invitados… ¡Una locura!

Seguro que has vivido muchas más…
Mmmhh… Hubo una en el Prado… fue en 2014, creo. Se presentaba Magical Girl de Carlos Vermut. La sala a petar. Sold out absoluto. Y la peli un thriller de serie negra de esos que quitan el aliento y está llegando ya a su climax cuando ¡ZAS! Se va la luz. Exclamación absoluta del público, luego murmullo y después silencio. Entonces se oye una voz entre el público de las primeras filas: “Si queréis os explico el final”. ¡Era el mismo Carlos Vermut el que lo estaba diciendo! Toda la sala se petó de la risa. Volvió la luz, acabó la peli y la ovación fue sonada. De las mejores de esa temporada.

¿Hay alguna costumbre o ritual que repitas, año tras año, cuando llega el evento?
El marcado en fosforito de las pelis en un programa de bolsillo que perderé en dos o tres proyecciones, y vuelta a empezar. Estoy seguro que del primer programa al último he cambiado la mitad de las pelis seleccionadas.

Elige una de las opciones…
¿Auditori, Retiro o Casino Prado? Jejeje, Prado.
¿Midnight X-Treme, Anima’t o Brigadoon? Soy de emociones fuertes, Midnight X-Treme.¿Zombies o fantasmas? Zombies.
¿Alien o TiburónAlien, los tiburones me dan miedo.
¿Star Trek o Star WarsUno ya tiene una edad, Star Trek.
¿Teniente Ripley, Sarah Connor o La novia? Ripley pa siempre.
¿Kevin Smith o Edgar Wright? Edgar Wright.
¿Gremlins o Critters? Critters.
¿Freddy Krueger, Jason Voorhees, Michael Myers o Leatherface?
Krueger, es el único que se ha sentado a mi lado en una proyección de Sitges. Bueno, en realidad fue Robert Endglund.¡El tío se lo pasó en grande!
¿Carpenter o Argento? Carpenter.
¿Fincher o Nolan? Uff…
¿Tarantino o Park Chan-wook? Park Chan-wook, la duda ofende.

Para terminar: en pocas palabras o adjetivos, Sitges es…
FANTÁSTICO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *