Sitges 50: Entrevista con Raül De Tena

Festival de Cine de Sitges

Raül de Tena, Director de Fantastic Plastic Magazine.

Raül De Tena dirige desde hace años el webzine de cultura y tendencias Fantastic Plastic Magazine. Se autodefine como Dr. Jeckyll y Mr. Hide, entre el esnobismo de librillo y el chabacanismo extremo. Adicto al Festival de Cine de Sitges, recuerda haber pasado mucho miedo con Dark Water y se declara fan de la saga Scream.

¿Cómo fue tu “primera vez” en el Festival de Sitges? ¿Cuál fue la primera película que recuerdas haber visto en el festival?
Pues la verdad es que casi ni me reconozco en mi pérdida de virginidad con el Festival de Sitges… Era un chico tierno de unos 15 años o así, y unos amigos un poquito “frikis” (ya tú sabes: vestían de negro y jugaban DEMASIADO al Final Fantasy) me propusieron ir un sábado a este festival a ver qué se cocía. Así, a lo loco, sin previsión ni compra de entradas con anterioridad. Así que acabamos en la única sesión para la que quedaban tíquets. ¿Qué película era? Oye, pues no me acuerdo. Recuerdo que era muy mala, que salían mariposas azules y que, sin embargo, me dejó con mono de más Sitges mayormente por cómo la viví entre un público entregadísimo que solo existe en este festival. Para qué vamos a negarlo.

Qué película vista en Sitges…
a) ¿Te ha dado más miedo o te ha impactado más?
Esto va a sonar a broma, pero creo que lo que más me ha impactado en Sitges ha sido, sin lugar a dudas, ver Dark Water de Hideo Nakata mientras diluviaba en el exterior. A lo mejor estoy deformando mi propio recuerdo, pero juraría que había goteras en la sala y que todo el conjunto daba un cague que era cosa seria.

b) ¿Te ha hecho reír más?
Otra cosa que va a sonar a broma: lo de L.A. Zombie de Bruce LaBruce hizo que me tronchara continuamente, pero no sé muy bien si era porque todo me parecía fortisisisisimo o porque estaba algo nervioso al ver que el señor de la butaca de al lado me intentaba meter mano como quien no quiere la cosa. No sé si debería estar contando esto en público, pero ahí lo dejo.

c) ¿Te ha emocionado más?
Mira, esta es la respuesta más fácil de todas: el final de Melancholia de Lars Von Trier en el pantallote del Auditori y con el sonido a toda pastilla es algo que recordaré el resto de mi vida. Fue como vivir el fin del mundo junto a Kirsten Dunst y compañía. Una cosa muy pero que muy antológica.

d) ¿Has sabido al instante que se convertiría en un clásico o en una película de culto?
Aquí la respuesta se diversifica… Supe que Drive pasaría a la historia en cuanto sentí la electricidad correr por encima de todo el público durante toda una sesión abarrotada hasta los topes. Y, por el contrario, supe que Uncle Boonmee Who Can Recall His Past Lives pasaría a la historia en cuanto vi que estábamos a la mitad de la sesión y el Auditori se había vaciado a la mitad de gente que seguía abandonando el lugar bastante mosqueada.

¿Qué personalidad del mundo del cine te ha hecho más ilusión conocer o entrevistar en Sitges?
Voy a ponerme mitómano en lo concerniente al periodismo más que a lo cinematográfico: la primera vez que vi a Jaume Figueras en una cola de prensa casi me da un patatús. A día de hoy, sinceramente, si algún año no viera a Figueras en Sitges, pensaría que no estoy en Sitges. No sé dónde estaría. Pero en Sitges seguro que no.

¿Cuál es la mejor anécdota que has vivido cubriendo el festival?
No te voy a hablar de una anécdota en concreto (porque, madre mía, estoy convirtiendo este cuestionario en un cúmulo de anécdotas absurdas)… Solo te diré que cubrir el festival siempre es una anécdota en sí mismo: el trasiego de una sala a otra corriendo por las calles del pueblo y cruzándote con amigos del gremio que te chivan qué pelis les han molado y qué pelis les han horrorizado es uno de los mayores placeres que puede darte esta profesión.

¿Terror o ciencia ficción? ¿Tus películas favoritas de uno y otro género?
Ay, madre, ¿para qué elegir cuando lo podemos tener todo? No soy yo de tener pelis favoritas, pero te voy a decir las tres primeras que me vengan a la cabeza de un género y del otro. De terror, The Ring (será que he mencionado a Nakata más arriba y por eso es la primera que me viene a la cabeza), Aquarius (un locurón ochentero que me dejó traumatizado de pequeño) y Scream (mis amigos suelen recordarme que, mientras hacía la carrera, juraba y perjuraba que haría mi Tesis Doctoral sobre esta saga, pero para explicar el por qué necesitaría otra entrevista –o una Tesis Doctoral, claro-). Y de ciencia ficción, me salto los clásicos que ya sabe todo el mundo (Blade Runner, Star Wars y bla, bla, bla) y voy a por cositas más recientes que me han dejado particularmente loco, como La Llegada, Ex Machina o (de verdad que no entiendo por qué me vienen estas pelis a la cabeza y no otras) Hijos de los Hombres.

El cine fantástico es un campo fértil para la hibridación de géneros y la experimentación. Tanto caben en él Terminator o Robocop como Upstream Color, Hard Candy u Otra tierra. ¿Podrías citar alguna película de género que consideres especialmente personal o que creas que ha ayudado a redefinir sus fronteras?
Más arriba he mencionado Uncle Boonmee… Y sé que lo que voy a decir suena a pajillerismo absoluto, pero me parece que lo que está haciendo Apichatpong Weerasethakul es la redefinición del género más terrorista que puede hacerse, porque ni el mismo director lo identifica como “género”. Lo suyo es hablar SIEMPRE de la tensión entre tradición y progreso, así que no es de extrañar que en sus pelis se filtre el género a través de seres de leyenda y mitología ancestral tailandesa. Vale, lo suyo es más cine de autor que fantástico. Pero, oye, así a lo tonto el hombre tiene una peli de vampiros y todo. Así que, resumiendo: me quedo con el amigo Apicha porque no hay nadie como él para demostrar que lo fantástico siempre ha existido y que, de hecho, sigue conviviendo con nuestra realidad cotidiana. Solo hay que abrir los ojos.

Elige una de las siguientes opciones…
¿Auditori, Retiro o Casino Prado? Prado.
¿Midnight X-Treme, Anima’t o Noves VIsions? Noves Visions.
¿Zombies o fantasmas? Fantasmas. A poder ser como los de Personal Shopper.
¿Alien o Tiburón? Alien.
¿Star Trek o Star Wars? Star Trek.
¿Teniente Ripley o Sarah Connor? Teniente Ripley.
¿Julia Ducournau o Ana Lily Amirpour? Ninguna de los dos #sorrynotsorry.
¿Kevin Smith o Edgar Wright? Kevin Smith. Si yo te explicara la obsesión rara que tuve con Persiguiendo a Amy
¿Jennifer Kent o Karyn Kusama? The Babadook-dook-dook.
¿Gremlins o Critters? Gremlins (aunque soy más critter de espíritu).
¿Freddy Krueger Jason Voorhees? Freddy, siempre.
¿Michael Myers o Leatherface? Michael Mayers.
¿Juego de tronos o Walking Dead? Juego de Tronos.
¿Black Mirror o Stranger Things? Stranger Things (porque la tercera de Black Mirror me dejó a medias).
¿Twin Peaks o Breaking Bad? Twin Peaks.
¿Álex de la Iglesia o Jaume Balagueró? Álex de la Iglesia.
¿J.A. Bayona o Alejandro Amenábar? Ninguno de los dos. De nuevo, #sorrynotsorry.
¿Carpenter o George A. Romero? Carpenter.
¿David Fincher o Christopher Nolan? Fincher.
¿Tarantino o Nicolas Winding Refn? Nicolas Winding Refn.
¿Park Chan-wook o Kim Ki-Duk? Park Chan-wook.

Para terminar, en pocas palabras o adjetivos, Sitges es…
El festival al que siempre vas porque te queda cerca de casa pero que, mira, una vez estás allá, te das cuenta que tiene algo muy especial. Ya lo he dicho más arriba: el público y cómo interactúa con lo que ve. Eso es algo que no he visto en ningún otro sitio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *