9

Ulver. ‘The Assassination of Julius Caesar’

Ulver. The Assassination of Julius Caesar

Ulver. The Assassination of Julius Caesar (House of Mythology)

Cuando creía que para activar algunos resortes de mi circuito mesocórticolímbico tan solo podía apoyarme en artistas como Justice, Daft Punk o Carpenter Brut; de manera inesperada llegan Ulver, los autores de algunos de mis discos favoritos de Black Metal, y me lanzan a un viaje sideral a través de una puerta al pasado. Aquí la religión y la muerte se entrelazan hasta poseer el poder, mientras algunos símbolos de la antigua Roma se ven representados por la cultura Pop. A penas tres cuartos de hora después, el silencio me devuelve a un estado consciente. Y la reacción de volver a darle al play es casi involuntaria.

Habiendo seguido la trayectoria de los noruegos, queda claro que nunca se han casado con nadie, ni con un estilo musical concreto, ni con ellos mismos. Quizás esta sea, precisamente, la fórmula magistral que les lleva a no encasillarse y a saber moverse como pez en el agua por encima de las etiquetas musicales. El resultado es que su cambio radical de registros nos acostumbra a coger por sorpresa, nos paraliza a priori y nos atrapa hasta dejarnos exhaustos una vez asimilado.

The Assassination of Julius Caesar es el acercamiento al Pop que nos extiende Ulver, aunque difícilmente vaya a sonar en alguna radiofórmula. Un disco en el que cuentan con Nik Turner (Hawkwind) para dirigir a la tripulación con su saxo en ‘Rolling Stone’, mientras Kristoffer Rygg nos guía hasta lucirse en ‘Angelus Novus’. Aunque personalmente me quedo con la imprevista ‘So Falls The World’ para acompañar el viaje.

Un trabajo en el que no solo exploran con la musicalidad del Synth-pop, sino también con el Darkwave clásico, el Post-punk y la instrumentación electrónica. Dicen algunos críticos que es el disco que Depeche Mode hubiese querido componer hace algún tiempo, aunque compararlos resulte algo inverosímil. Más bien se trata de una poesía sombría, formada por la elegancia, melancolía, oscuridad y buen gusto que tanto caracteriza a estos lobos nórdicos. Un regreso a sus influencias y recuerdos de pubertad, ornamentado por un sonido ochentero y un sabor retrofuturista. Este minimalismo de los sintetizadores evoca a una banda sonora que bien encajaría en escenas de Donnie Darko o Stranger Things. Porque incluso Laura Palmer se pondría a bailar al son de ‘Coming Home’ mientras el fuego camina junto a ella.

Texto: Alba Rodrigo

Author

Alba Rodrigo

Periodista cultural y licenciada en el Máster Universitario de Música como Arte Interdisciplinario. Ha dejado su rastro en varios medios y webzines como RockZone, Liquid Fire, COM Ràdio o Ovella Negra Rock. Apasionada de la música. Adoradora de los animales, 'Donnie Darko', el Metal extremo y las patatas fritas.
Filed under Discos Música

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *