8

Wolves in the Throne Room. ‘Thrice Woven’

Wolves in the Throne Room

Wolves in the Throne Room. Thrice Woven (Artemisia Records)

Los norteamericanos Wolves in the Throne Room, uno de los mejores y más innovadores ejemplos del conocido como USBM (United States Black Metal), regresan a sus orígenes tras el experimento con el ambient y el drone que supuso Celestite (2014). Pese a contener algunas ideas interesantes, aquél fue un trabajo poco consistente, sin la necesaria coherencia interna y, además de defraudar a muchos de sus seguidores, acabó revelándose un disco fallido.

Parece que WITTR tomaron buena nota y ahora, tres años después, firman este Thrice Woven, un disco imponente y majestuoso que respira black metal por los cuatro costados y con el que reivindican la fuerza e identidad alcanzadas en Celestial Lineage (2011). Por supuesto, también, mantienen aquí su célebre combinación de furia y contemplación, de estallido y calma, que tantas bandas han copiado en los últimos años; algunos dirán que con resultados semejantes, una ocasión perdida por los pioneros para marcar nuevas sendas. Y es que estamos, sin duda, ante una banda extrema que ha alcanzado el mainstream, y eso, muchas veces, implica que hagas lo que hagas, te lluevan las críticas. En cualquier caso, si prescindimos de debates más orientados al contexto, nos reencontramos aquí con la mejor materialización de una bipolaridad sonora descrita en alguna ocasión, de forma simplista pero no sin razón, como una combinación entre los primeros Darkthrone y Godspeed You! Black Emperor. Una fusión, más que alternancia, que los de Olympia vuelven a desplegar en Thrice Woven con firmeza y orgullo.

Ambas esferas conviven en la arquitectura simple pero detallista de varios de sus temas, como en la inicial ‘Born From The Serpent’s Eye’; ‘The Old Ones Are With Us’, por su parte, se abre con arpegios acústicos de guitarra y la voz de Steve Von Till (Neurosis) sobre el sonido de la madera crepitando entre llamas, como si asistiéramos al relato de una antigua leyenda nórdica alrededor de una hoguera en plena noche; ‘Angrboda’, titulada con el nombre de la gigante que trae pesar, según la mitología nórdica, vuelve a acelerar el tempo; mientras que ‘Mother Owl, Father Ocean’ funciona como estremecedor interludio guiado por la gélida voz de la sueca Anna Von Hausswolff. Con todo, WITTR no se reinventan pero vuelven a brillar, recuperando el equilibrio de fuerzas perdido; una dualidad que logran hacer fluir en armonía para adentrar al oyente en un letargo sensorial de resonancias paganas.

Author

David Sabaté

Periodista cultural, colaborador de Mondo Sonoro desde 2001 y apasionado del cine, los libros y la música. Ha pasado por medios como El Periódico de Catalunya, Rockzone o Catalunya Ràdio. Filias: David Bowie, Black Sabbath, John Carpenter y el Festival de Cine de Sitges, al que acude desde que tiene memoria.
Filed under Discos Música

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *