8

Graveyard – ‘Peace’

GraveyardGraveyard
Peace
(Nuclear Blast)

Después de rompernos el corazón a finales de 2016, Graveyard vuelven en son de paz retomando el camino por donde lo dejaron. Pero al igual que ocurre en las relaciones amorosas más apasionadas, eso de volver después de tomarse un tiempo conlleva sus cambios y consecuencias.

El cambio más significativo en este caso viene con la pérdida de Axel Sjöberg, batería y miembro fundador de la banda. Éste aprovechó el tiempo de descanso para despejarse y verse con otros, de lo que finalmente nació el grupo Big Kizz. Queda claro que los “problemas personales” señalados en el momento de la ruptura mucho tendrían que ver con las diferencias entre él y Joakin Nilsson. De ahí su decisión definitiva de no volver a estrechar las baquetas de Graveyard entre sus manos. Pero aunque duela, a veces eso de que un clavo quita a otro clavo da sus buenos resultados, y de momento no se puede decir lo contrario de la incorporación de Oskar Bergenheinm.

La consecuencia más directa y a corto plazo de todo esto se materializa en Peace, el quinto trabajo de estudio de los suecos. Un disco en el que encontramos a los Graveyard de siempre, con un sonido directo e interpretado desde lo más profundo de sus entrañas. Para darse cuenta de ello tan solo hay que darle al play y toparse con el frenesí de ‘It Ain’t Over Yet’, sin prolegómenos y a pelo. Las guitarras distorsionadas consiguen que canciones como ‘Please Don’t’ (su primer single) rocen el stoner, mientras que en ‘The Fox’ y ‘A Sign Of Peace’ sucumbimos a los ritmos retros. Algo tendrá que ver la colaboración del productor Chips Kiesbye, quien puede presumir de haber trabajado en los discos más significativos de bandas como The Hellacopters o Crucified Barbara.

Es curioso que Peace tenga mayor continuidad musical con los tiempos dorados de Hisingen Blues y Lights Out que con su antecesor, predominando el blues y el rock setentero más clásico por encima de la psicodelia. Buen ejemplo de ello es ‘See The Day’ –la cual recuerda bastante a ‘The Siren’– o ‘Del Manic’, siendo ésta última de mis favoritas del disco, una especie de ‘Uncomfortably Numb’ más oscura. Junto a ella cabe destacar especialmente ‘Walk On’, un tema complejo y muy pegadizo que, entre otras cosas, dice así:

I know what you want but I can’t really tell what you need
I know of your ways but I’m not really sure where they lead
I’ve been there before and I’ll get there again
Where right from the start I can look at the end
It’s alright as long as I stay among friends
Sit around all day and wait for the right time to
Walk on
Walk on
Walk on like you always do

A buen entendedor, pocas palabras bastan. Por suerte, los malos tiempos traen consigo una gran inspiración. Nilsson y los chicos han logrado darle la vuelta a las adversidades para continuar su camino por donde lo dejaron. Y siendo Peace su revolución, han conseguido que volvamos a creer en el amor libre a través de sus nuevas composiciones.

Author

Alba Rodrigo

Periodista cultural y licenciada en el Máster Universitario de Música como Arte Interdisciplinario. Ha dejado su rastro en varios medios y webzines como RockZone, Liquid Fire, COM Ràdio o Ovella Negra Rock. Apasionada de la música. Adoradora de los animales, 'Donnie Darko', el Metal extremo y las patatas fritas.
Filed under Discos Música

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *