High On Fire. Más allá del trueno

High On Fire

High On Fire, no los quieras como enemigos

Alternative Press les ha calificado como los nuevos Black Sabbath o Motörhead; Chicago Tribune se ha referido a ellos como ‘una de las mejores bandas que veréis jamás en directo’; y Metallica ha insistido hasta llevárselos como teloneros. Algo tendrá este trío apisonadora para estar en boca de medio mundo. “Snakes For The Divine” nos brinda otra buena munición de argumentos a su favor.

A pesar de la extrema crudeza de su propuesta, High On Fire se han convertido en uno de los nombres metálicos que más repercusión ha adquirido recientemente dentro y fuera del género. Surgidos en 1998 de las cenizas de Sleep, la banda capitaneada por el incombustible Matt Pike ha ido construyendo, disco tras disco, un nombre imprescindible para entender el metal actual.

Tras un notorio debut, “The Art Of Self Defense”, las cosas empezaron a tomar verdadero impulso con “Surrounded By Thieves”, con cuya gira nos visitaron acompañados por unos primerizos Mastodon; pero fue sobretodo a raíz de la repercusión de “Blessed Black Wings” y “Death Is This Communion”, que la formación logró alcanzar por méritos propios su actual estatus de banda reverenciada más allá de los confines del género.

Su último disco a fecha de hoy se titula “Snakes For The Divine”,quinto álbum de estudio que abre su paleta de registros para abrazar pasajes cercanos a los autores de “Leviathan”(el tramo central de “Frost Hammer”), armonías de guitarra á là Maiden, estribillos más melódicos de lo habitual y alguna que otra pieza casi ambiental como “Bastard Samurai”.

“Iron Maiden y Judas Priest están entre mis influencias de siempre, como Jimi Hendrix, Exodus o Black Flag, pero fue todo muy espontáneo. Cada uno vino con sus ideas, las trabajamos y vimos que las armonías encajaban”, explica Matt Pike con una voz cada vez más rota. La última vez que le entrevisté el cantante sudaba griposo en el backstage de BeCool. Hoy tiene la garganta aún más jodida y escupe breves frases cacofónicas. “Hemos intentado potenciar algunos elementos vocales para que fuera más sencillo retener las melodías, que no te olvidaras de ellas al minuto de terminar la canción”.

Snakes For The Divine

Portada de ‘Snakes For The Divine’, de Arik Moonhawk Roper

Son necesarias pocas escuchas para darse cuenta que lo han conseguido. “Creo que éste es un disco muy equilibrado, con partes más diferenciadas pero que siguen cuadrando. La producción también ha jugado un papel importante”. Hablando de créditos, Jack Endino ha sido relevado por Greg Fidelman, ingeniero de confianza de Rick Rubin y responsable del sonido de las últimas entregas de Metallica y Slayer. “Greg es muy meticuloso y ha hecho crecer, literalmente, nuestras canciones”.

El resultado es un sonido eminentemente orgánico, criticado por algunos, no sin razón, por pulir demasiado ciertas asperezas. Al otro lado de la balanza hallamos un disco más rico y variado, y con un sonido aún cien por cien HOF que abre nuevas y estimulantes posibilidades. “HOF ha sido siempre un gran reto. La actitud es ‘joder, vamos a tocar esta mierda! Somos capaces de hacerlo!’”.

Fruto de esa ambición debemos ubicar el saltodel grupo desde el sello Relapse a Century Media en Europa, y a E1 Music en Estados Unidos, donde comparten protagonismo con Hatebreed, Satyricon e In Flames, aunque también con Sinéad O’Connor, Alchemist y una larga lista de artistas de hip hop y r&b. Aunque resulta complicado imaginar a artistas en la estela de Beyoncé sacando portadas cercanas a la imaginería de “Conan” y “Excalibur”, o cantando acerca de reptiles alados surgidos del averno. “En mis letras suelo hablar de historias y seres mitológicos, de civilizaciones que existieron hace 7.000 años, de pasajes bíblicos, de los primeros humanos sobre la faz de la tierra… ese tipo de cosas”. Todo ello proferido por una voz ya inconfundible, mezcla de Lemmy Kilmister y Mille Petrozza. “Supongo que es lógico, Kreator y Motörhead están entre mis bandas favoritas”.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=qxF9EEC9PCU&w=560&h=315]

De todo ello surge un arsenal de destrucción masiva armado por Pike, el batería Des Kensel y el exbajista de Zeke, Jeff Matz, sin aparentes reglas ni preproducciones excesivas. “Sí hacemos planes, ¡pero el resultado no suele parecerse demasiado! (risas). Nos gusta improvisar, aunque me resulta un poco complicado explicar el proceso”. Tampoco sabe exactamente cómo encajar los elogios. “Ahora nos damos cuenta de cuánto hemos aprendido. Pero hemos crecido en el underground y nos enorgullecemos de cada jodido riff que hemos grabado. Creo que nuestros discos son cada vez mejores. En el momento en que no lo sienta, las cosas empezarán a ser más jodidas”.

Texto: David Sabaté

Entrevista publicada en Mondosonoro

Author

Goliath Is Dead

Goliath Is Dead es un blog centrado en el rock alternativo y el metal en todas sus vertientes, así como en el cine de género (fantástico, terror, serie B) y las películas de culto. También nos inspiran el artwork y los libros.
Filed under Entrevistas Música