The Haunted. Abre los ojos

The Haunted. Foto: Olle Carlsson

Death melódico, thrash acorazado, metalcore. The Haunted son eso y mucho más. «The Dead Eye«, el trabajo que marcó un punto de inflexión hacia terrenos más personales y arriesgados, los confirmó como una de las propuestas más sólidas y respetadas del panorama metálico actual. 

Surgidos de las cenizas de At The Gates, leyenda efímera pero capital para entender el death melódico y gran parte de la escena sueca actual, The Haunted han sabido construir una trayectoria coherente –aún con sus altibajos- dando lugar a algunos de los trabajos de metal extremo más interesantes de los últimos años. Perseguidos desde su homónimo debut por el fantasma de sus idolatrados Slayer, los hermanos Björler y cía. son responsables de un pequeño hito del denominado neo-thrash, «The Haunted Made Me Do It», disco que bebía de su propio pasado como banda death y del legado de los autores de «Hell Awaits» con el ex-vocalista de Face Down, Marco Aro, en sus filas.

La fórmula se depuró en «One Kill Wonder», aunque los suecos parecían más interesados en la forma y la ejecución –intachable, casi perfecta- que en abrir nuevos caminos. El verdadero cambio en ese sentido llegó con el retorno a la banda del ex-cantante de Mary Beats Jane Peter Dolving y la publicación de «Revolver», controvertido por su ligera orientación hacia el hardcore y por sus nuevas tendencias melódicas. Con todo, sus intentos aperturistas devienen meramente anecdóticos al lado de su nuevo «The Dead Eye», un firme paso adelante con episódicos pero sorprendentes experimentos sonoros tan cercanos al emo como al rock sureño. Un serio Anders Björler (guitarra) responde al teléfono desde su casa en Gothenburgo.

Vuestro nuevo disco me ha sorprendido positivamente. Hay mucha melodía y emoción en él, especialmente en la manera de cantar de Peter pero también en las guitarras y en las partes más tranquilas. ¿Cómo decidisteis avanzar en este sentido? Anders: “El plan original corresponde a ‘Revolver’, aunque en esa ocasión las mezclas y la producción no fueron todo lo buenas que esperábamos. Creo que hay en él algunas canciones de metal muy buenas, como ‘Burnt To A Shell’, ‘Abysmal’ o ‘My Shadow’. Fue todo un poco confuso y complejo, las cosas cambiaron mucho durante la grabación. Pero la idea estaba ahí. Desde la época de At The Gates siempre he llevado conmigo mi parte más melódica y quería explorarla”.

Desde luego en este disco hay muchos más contrastes. Supongo que para un músico es imprescindible evolucionar e intentar innovar. ¿Hay alguna canción de la que te sientas especialmente orgulloso en ese sentido? “Creo que todas las canciones del disco son muy buenas, nunca antes había estado tan convencido de ello. Pero si tuviera que escoger una, probablemente sería ‘The Fallout’».

En vuestra web escribes que cuando abandonasteis el estudio en junio estabais un poco perplejos pero al mismo tiempo seguros de que habíais conseguido algo fuera de lo común. ¿Puedes describirme mejor esa sensación? “Claro. Ocurre casi siempre. Has estado trabajando y viviendo unas canciones durante mucho tiempo. Es un proceso muy intenso. Cuando terminas es como si hubieras dado a luz a un bebé. Te sientes cansado y por fin puedes respirar y relajarte (risas). No puedes distanciarte realmente del disco e intentar analizarlo críticamente, como podría hacerlo un oyente, porque conoces cada una de sus partes”.

‘The Failure’, por ejemplo, tiene una parte en la que Peter canta con un registro casi pop. ¿Crees que vuestros fans estarán preparados para encajar éste y otros momentos completamente distintos y más modernos del disco? “Creo que dependerá de si esos mismos oyentes supieron apreciar o no ‘Revolver’. Creo que el trabajo de Dolving en ese disco ya permitía imaginarse un poco cómo sería nuestro siguiente paso. El cambio forma parte de la evolución natural de The Haunted».

Creo que, en general, puede apreciarse un mayor trabajo compositivo a partir de Revolver’. ¿Qué más cambió entre ‘One Kill Wonder’ y ese disco y cuán importante ha sido el regreso de Peter? “Su reincorporación y su manera de cantar han marcado el cambio principal, ya que cuando escribes sueles hacerlo pensando en tu cantante y sus posibilidades. Con One Kill Wonder teníamos la intención de hacer un disco de metal y aunque ya tenía ideas más melódicas Marco no quería ni oír hablar de voces limpias”.

¿Cómo os repartís habitualmente el trabajo? “En esta ocasión he compuesto un poco más del 50 por ciento del disco. Normalmente trabajo hasta que tengo prácticamente una canción entera para enseñársela al resto de la banda. Cuando Peter finaliza las letras nos sentamos todos y discutimos los arreglos y otros detalles. Acaba siendo un trabajo totalmente colectivo”.

Hablando de las letras, su temática también ha cambiado. Si antes solían hablar de crímenes y asesinos en serie, ahora se han vuelto mucho más abstractas… “Quizás no abstractas pero sí más personales, más imaginativas. Peter siempre ha escrito de esa manera. Creo que sus letras hablan de cosas reales, de su vida y de sus relaciones pasadas, aunque se aproximan a todo ello de un modo sutil e indirecto”.

Los títulos de todas las canciones del disco empiezan con el artículo “the”. Me imagino que ha sido algo intencionado… “Sí, forma parte de un concepto, una especie de parte médico en el que cada canción representa un examen o prueba médica. También puedes verlo como los trece capítulos de un libro”.

Habéis celebrado recientemente los primeros diez años de The Haunted. ¿Qué balance artístico y personal haces? “Cuando empezamos sólo queríamos tocar y componer canciones, no teníamos planes de futuro ni ningún tipo de expectativa. Diez años después hemos grabado cinco discos y hemos recorrido más de medio mundo. ¿Cómo me puedo sentir? No esperaba nada de todo esto. La verdad es que han pasado diez años pero parecen muchos menos. El tiempo pasa muy deprisa”.

¿Cómo recuerdas los días en At The Gates? “Fue hace muchísimo pero lo recuerdo como una cosa muy positiva de mi pasado”.

Siempre habéis permanecido en el underground pero al mismo tiempo componéis canciones cortas y relativamente accesibles… “Cuando empezamos con At The Gates a principios de los noventa estábamos muy metidos en el underground y en el death metal, pero con el tiempo fuimos escuchando otras cosas, como Metallica, Black Sabbath o Thin Lizzy. El amor por la música mainstream siempre ha estado allí. Hemos crecido y creo que no tiene mucho sentido querer permanecer para siempre en el underground porque siempre habrá nuevas bandas jóvenes que lo harán igual o mejor que tú”.

¿Habéis pensado en abrir vuestra música a otro tipo de público? “Siempre vamos a mantenernos dentro del metal. Si queremos hacer otra cosa será a través de un proyecto paralelo. No vamos a alejarnos demasiado de lo que The Haunted ha sido y es a día de hoy”.

¿Alguna vez os habéis sentido cansados de las comparaciones con Slayer? «Cansados no, porque obviamente su influencia está ahí. Todos en la banda amamos a Slayer».

También se os ha definido a menudo como banda de neo-thrash… “Bueno, el thrash también está ahí, pero creo que es una etiqueta algo limitada porque podemos tocar muchas más cosas”.

¿Qué bandas de metal crees que están innovando actualmente? “Pienso en bandas como Mastodon. Están haciendo cosas nuevas y probando otros caminos. Aunque no me entusiasman algunas de sus primeras canciones les respeto profundamente”.

Texto: David Sabaté. Entrevista publicada en Rock Hard

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=ijfCXBSqKAc&w=580&h=400]

Author

Goliath Is Dead

Goliath Is Dead es un blog centrado en el rock alternativo y el metal en todas sus vertientes, así como en el cine de género (fantástico, terror, serie B) y las películas de culto. También nos inspiran el artwork y los libros.
Filed under Entrevistas Música