Vortice, quieren tu cerebro

Vortice. Foto promocional

Tras cambiar de cantante, los barceloneses Vortice se enfrentan al que será su tercer disco. Para acortar la espera, recuperamos una entrevista con la banda al completo con motivo del lanzamiento de su anterior “Zombie” (Kaiowas Records, ‘10), un arma de destrucción masiva que les consolidó hace un par de años en la primera división del  metal experimental. 

“Zombie”, superó las expectativas creadas por su excelente debut, “Human Engine”, incorporando sutiles pero apreciables novedades que podríamos resumir en: más velocidad, más brutalidad y perfeccionamiento de un sonido ya inconfundible y sólido como una bola de hormigón del tamaño del Camp Nou. Pere: “Con el primer disco
conseguimos el sonido que queríamos, el molde, y esta vez nos hemos centrado más en los temas”.
David Martín (cantante): “‘Zombie’ es más directo y marca el camino que queremos seguir a partir de ahora”.

Un elemento que llama especialmente la atención es que la rotundidad y lo compacto de su propuesta no priva a las canciones de un marcado dinamismo interno, con estructuras cambiantes que fluyen sin pausa. Algo difícil y no tan habitual en el Djent o Math metal en el que Vortice se mueven con soltura y seguridad. Pere: “Intentamos que el tema entero camine. Hay muchas bandas que ofrecen una colección de riffs muy chulos pero con las que no tienes una sensación de canción. Creemos que hay que traducir el resultado para la gente. Que, pese a lo complicado del sonido, eso no cree una distancia entre el escenario y el público”.

Oídos los espectaculares resultados, en su caso la pregunta es obligada. ¿Qué peso tiene el sonido, el cuidado de la producción, y cuánto tiempo dedican a la composición? Pere: “Yo creo que 50% y 50%. A diferencia de otros estilos musicales, el metal tiene una parte muy importante que afecta al sonido, los amplificadores, la afinación y la producción en el estudio, pero siempre acompañada de una parte creativa que consiste en darle a la cabeza, trabajar y darle vueltas a los temas”.

Para dar con la ecuación exacta han repetido con el productor Gorka Dresbaj en The Room Studio, binomio elegido con éxito, también, por bandas como Foscor o Sound Of Silence. David: “La experiencia con el primero fue brutal y quisimos repetir. Es un tío que nos tiene cogidos, nos entiende, sabe por dónde ir y el sonido que queremos. Eso te quita mucha presión como grupo”. Álex Fernández (bajista): “El modo de trabajo también es muy importante. Gorka te da ideas”. Pere: “Además, es un fanático de Meshuggah de toda la vida”.

Hablando de los suecos, creadores de las coordenadas por las que Vortice transitan, su guitarrista Fredrik Thordendal ha alabado al grupo catalán e incluso debía interpretar en “Zombie”unas pistas de guitarra que, de momento y por motivos de agenda, deberán esperar a futuras grabaciones. Llorenç Puig (bateria): “Nunca nos lo hubiéramos imaginado. Es todo un honor”.

El sonido de “Zombie”, robusto y amenazador, encaja a la perfección con una imagen y unas letras, en este caso, inspiradas por completo en el cine de terror y, en especial, en el subgénero de los muertos vivientes. David: “Me encantan las películas de zombies de los setenta, con los colores quemados. También las más modernas, donde los zombies corren (risas). “Killer Condition” va más en la línea de las historias de serial killers. Incluso hay un tributo a ‘El Resplandor’, con el tema ‘Redrum’. Ahora hay un auge, están muy de moda los zombies, ¡si incluso Bunbury sale disfrazado de muerto viviente! (risas), pero nosotros empezamos a escribir estas canciones hace un par de años”. Podrían tocar en la Zombie Walk del Festival de Cine Fantástico de Sitges. David: “Sí, pero yo no me disfrazo” (risas).

Y, entre broma y broma, aseguran que su intención para el próximo disco es llevar aún más lejos las cotas de brutalidad alcanzadas hasta el momento. Eso sí es para ponerse serios. Pere: “Lo único que sabemos es que queremos hacer algo aún más bestia”. Llorenç: “Más directo, más rápido, con más nervio”. David: “También queremos alejarnos un poco de la frialdad que se suele atribuir a los grupos de nuestro estilo”.

Texto: David Sabaté. Entrevista publicada en Mondosonoro