Anathema, del doom al rock progresivo pinkfloydiano

Vincent Cavanagh, cantante y alma mater de Anathema. Foto: Eduard Tuset

Fecha: 17-10-12. Sala: Apolo (Barcelona). Promotor: Madness Live!

Los británicos Anathema, formación básica, junto a My Dying Bride y Paradise Lost, para entender el doom gótico surgido a principios de los noventa, nos han vuelto a visitar en un concierto voluble y atmosférico. Crónica de Eduard Tuset.

Extraño concierto el de Anathema en una velada cargada, para algunos, de demasiados temas lentos; aspecto que a muchos otros asistentes, entre los que me incluyo, no nos molestó en absoluto.

A pesar de ser fan de la etapa más dura de su discografía, personalmente me encantó el recital. El inicio espectacular con “Untouchable Part 1 & 2”, de su último disco, “Weather Systems”, no podría haber sido mejor.

Fue el arranque de un concierto de algo más de dos horas que seguramente se habría dilatado algo más si los límites horarios de la sala no fueran tan estrictos.

El acercamiento de los hermanos Cavanagh al rock progresivo y de tintes pinkfloydianos se deja notar desde 1998, aunque ello se ha visto acrecentado especialmente en sus dos últimos discos.

Dicha influencia sobrevoló la mayoría de su setlist, dejando a un lado otras grandes canciones de su historia pero sin olvidar  temas como el cercano al techno “Closer”, donde el público bailo y disfrutó; “Deep”, “A Natural Disaster”, “Wings Of God” o una grandiosa y siempre emotiva “Fragile Dreams” que cerró una noche llena de momentos mágicos dejándonos con ganas de más.

Texto y foto: Edu Tuset