Converge, epinefrina en vena

Jacob Bannon, en un momento del concierto de Converge en Brighton. Foto: Tamara G. Cisneros

Jacob Bannon, en un momento del concierto de Converge en Brighton. Foto: Tamara G. Cisneros

Converge, Touché Amoré, A Storm Of Light, The Secret
Fecha: 01-12-12. Sala: Concorde 2 (Brighton)

Poco más de sesenta intensos minutos han bastado a Converge para revalidar en Brighton su condición de reyes del hardcore actual. Toda una demostración de fuerza de los de Massachusetts y una inyección adrenalítica al límite que ha servido para constatar que el ya de por sí aplastante «All We Love We Leave Behind» resulta aún más brutal e imbatible en directo. Crónica de Tamara G. Cisneros.

La victoriana sala Concorde 2, un enclave en los bajos del paseo marítimo de Brighton frente a las negras aguas inglesas, acogió uno de los conciertos de la gira europea de Converge con motivo de la presentación de su última obra mestra, unánimemente a la altura del aclamado «Jane Doe»: excelente demostración, en poco más de treinta minutos, de una banda lúcida que a base de estrujar materia gris ha dado luz a temas atormentados y desgarrantes, capaces de hacer aflorar profundos sentimientos en un aluvión de éxtasis punk.

Les teloneaban los italianos The Secret, en la línea oscura y opresiva de Trap Them y Black Breath. Convencieron. Les siguieron «A Storm Of Light», muy influenciados en sonido y proyecciones por los maestros Neurosis. La contención del público dio paso a los vítores por el hardcore melódico de los californianos Touché Amoré, con un directo efectivo pero sin sorpresas. Resultaba curioso ver cómo, tras los disturbios del año pasado en Londres, los responsables de seguridad obligaban a algunos presentes a quitarse la capucha.

Y llegó el momento de los cabezas de cartel. Ovación del público. Bannon, puro nervio, recorría sin descanso y de punta a punta el escenario mientras entonaba la infalible «Concubine». Aplastante descarga de decibelios. La siguió «Dark Horse», con una atronadora melodía y la perfección técnica de la guitarra de Kurt Ballou que les ha llevado a la cumbre.

A la melódica «Aimless Arrow» le siguieron las contundentes «Trespass» y «Bitter And Then Some» y la explosiva «Sadness Come Home», con un foso desbocado dando vueltas en círculo. El ritmo trepidante se detuvo por unos instantes con la interacción de Bannon con un público entregado, bromeando con el acento local. Nos sorprendieron entonces con uno de sus grandes clásicos, «My Unsaid Everything», y «Glacial Pace», en la que el vocalista cedió el micrófono a los que se arremolinaban frente a las primeras filas.

La intensidad creciente de «Worms Will Feed / Rats Will Feast» dio el paso perfecto a la brutal «Tender Abuse», desatando de nuevo la locura en el foso. Sonaron también, entre otras, «Axe To Fall», «Eagles Become Vultures» y la oscura «You Fail me». Y llegó el broche final con los bises «No Light Escapes», «Hellbound» y «First Light/Last Light». Colofón de altura para un concierto en el que los moshing y los stage diving no cesaron ni un sólo segundo.

El ritmo cardíaco, la respiración, la presión sanguínea… volvieron poco a poco a su cauce tras esta nueva e insuperable descarga de adrenalina. Un concierto de poco más de una hora que enlaza a la perfección con el título de su último disco: si, a menudo, aquello que queremos tiende a resultar efímero, esta descarga de Converge, a quienes amamos, fue tan fugaz como perdurable en la memoria.

Texto y foto: Tamara G. Cisneros

Setlist
Concubine
Dark Horse
Heartless
Aimless Arrow
Trespass
Bitter and Then Some
All We Love We Leave Behind
Sadness Come Home
My Unsaid Everything
Glacial Pace
Cutter
Worms Will Feed / Rats Will Feast
Tender Abuse
On My Shield
Axe To Fall
Empty On The Inside
Eagles Become Vultures
The Broken Vow
You Fail Me

Bises
No Light Escapes
Hellbound
First Light
Last Light