Foscor: «Estamos volviendo a descubrir la música»

01_LOW RES. Foscor 2014

Ha llegado la hora de la verdad, el momento de enfrentarse al esperado nuevo material de los catalanes Foscor, «Those Horrors Wither» (Alone Records, 2014); una caja de Pandora recién abierta dispuesta a poner ante nuestros ojos nuestros mayores temores y deslumbrarnos, a su vez, con un personal y fascinante nuevo mundo de sensaciones. David Sabaté habla con el grupo sobre nuevos horizontes, sobre la pérdida del miedo a los cambios y sobre redescubrirse a uno mismo. 

La portada del disco, distinta a todas las demás, anticipa ya vuestro cambio de rumbo, además de ser un excelente nuevo trabajo de Manuel Tinnemans (Comaworx) ¿Teníais en mente una imagen más luminosa con el color blanco como protagonista?
Fiar (cantante y bajista):
Recuerdo que desde el primer momento en el que hablamos del tema, dije ‘veo esto blanco’. Ya no tanto porque la música que pensábamos hacer fuera a ser luminosa, sino porque teníamos la sensación de empezar una nueva etapa y necesitábamos un lienzo blanco sobre el que construir algo. Nos gustaba la obra de Manuel Tinnemans, pero queríamos algo hecho a mano, un tipo de ilustración muy artística, sin manipulación digital, porque también sabíamos que la música, hasta cierto punto, iba a ser muy orgánica. Le dimos algunos inputs como concepto y a partir de ahí trabajó con total libertad. Sólo le dijimos que queríamos que fuera una portada doble, una double gatefold, y a tinta. Le enviamos el disco entero para que se inspirara y el primer esbozo ya nos gustó.

Han pasado cinco años desde vuestro anterior «Groans to the Guilty». ¿En qué momento vísteis que vuestro próximo paso se iba a desmarcar de todo lo hecho anteriormente? Sentíais, de alguna manera, que ya no podíais aportar más cosas si seguíais en vuestra línea anterior?
Falke (guitarrista):
La idea era hacer algo que nos aportara más como músicos, probarnos y encontrarnos a nosotros mismos y no seguir una evolución directa o previsible, sino hacer lo que nos apetecía en este momento, disfrutarlo y llevarlo a la máxima expresión.
Fiar: En los primeros temas compuestos por Falke con el anterior guitarrista, Guillem, ya se apreciaba cierto cambio. Estábamos viviendo una etapa de asentamiento; tuvimos el trasiego del cambio de guitarrista y empezamos a hacer bolos pero nos olvidamos durante un tiempo del tema competitivo. Necesitábamos encontrarnos como banda. No fue hasta el verano de 2012 cuando nos sentamos a hablar de la música y sentamos algunas bases: necesitábamos elementos y herramientas nuevas para trabajar. Y una de las primeras decisiones que tomamos fue bajar la afinación.
Falke: Necesitábamos un cambio de tono y buscar registros más profundos, graves y oscuros. Habíamos hecho algo más épico pero queríamos ir hacia otro lugar.
Fiar: Somos gente que escuchamos música muy distinta y en este sentido, a veces, necesitas quitarte las manías, aunque sean involuntarias. Nunca hemos intentando hacer un tipo de música para encajar en ningún sitio concreto. Hemos hecho lo que nos ha gustado en cada momento y listos. Pero sí que es cierto que, involuntariamente, sigues un camino, y a partir de cierto momento te preguntas ‘¿cómo podemos romper esta dinámica de diez años haciendo música, en la que también ha habido una evolución, pero logrando un reset total? Nuestro concierto de décimo aniversario también supuso el cierre de una etapa. Esta vez nos hemos forzado a nosotros mismos, introduciendo elementos de todo lo que nos gusta, incluso de otros estilos, y viendo hasta dónde somos capaces de llegar. Empezó así la cosa, como un reto, y el resultado ha sido el disco que siempre habíamos querido hacer.

02_LOW RES. Foscor 2014

¿Estuvisteis todos de acuerdo con el cambio desde el primer momento o tuvisteis vuestras discusiones?
Fiar:
 De esto te puede hablar él (afirma señalando a Nechrist -batería- entre risas).
Nechrist (batería): Nooo, siempre tenemos discusiones, pero estuvimos bastante de acuerdo en casi todo, más o menos… De entrada me chocó la idea de cantar con voces limpias, no lo habíamos hecho nunca.
Fiar: De todas formas, Gabi y yo, que llevamos el peso compositivo, siempre nos hemos sentido muy respaldados por el resto del grupo, las demos que íbamos grabando y mostrando iban gustando al resto de la banda y juntos las fuimos haciendo crecer. Nos dejamos sorprender y seguimos adelante con las ideas que iban surgiendo. También hemos tenido más calma que con otros discos.
Falke: Esta vez no teníamos ataduras, ni discográfica, ni nada, así que decidimos llevar cada canción a su máxima expresión, no conformarnos. Sabíamos que por mucho que cambiáramos seguiríamos sonando a nosotros.
Fiar: La conexión entre los temas se produce por sí sola porque surgen de nosotros, pero los temas en sí están planteados para que pudiéramos llevar la idea básica lo más lejos posible.

¿Os ha sorprendido el resultado de algún tema que no imaginabais que podría terminar así?
Falke:
Sí, más de uno. Les hemos dado bastantes vueltas. Y cuando introducimos las voces ya ni te digo. Entramos en otra dimensión.
Fiar: También hemos cambiado la forma de componer. Normalmente grabamos unas primeras maquetas domésticas sobre las que trabajar, pero esta vez no teníamos nada claro sobre lo que partir ni teníamos idea de qué iban a hablar las canciones.  Trabajamos mucho los temas, cortando, editando, desmontando y desplazando partes hasta que vimos que funcionaban, y sobre eso elaboré las líneas vocales, apostando mucho por las voces limpias y más graves, como la afinación general del disco.

portada-single-1500x1500

En bastantes críticas del disco han surgido comparaciones con Enslaved…   
Fiar: Diría que, de todos los nombres con los que nos han relacionado, este es el que menos nos representa. Soy fan de la primera época y hay temas de la nueva etapa que me han hecho vibrar, pero no los escuchamos tanto como para considerarlos una referencia.

Algunas estructuras me han recordado incluso a Tool…

Falke: Tools, Deftones, Mastodons…
Fiar: Esta vez nos preguntamos ‘¿queremos parecernos a algo?’ La respuesta fue ‘no’. Si bien en otros discos anteriores podías reconocer, nosotros los primeros, algunos riffs o elementos influenciados claramente por otras bandas, aquí partíamos de cero para, simplemente, hacer música. Aún así, sí que es cierto que, en un plano emocional, hay bandas con las que nos sentimos más cómodos, como el caos y la crudeza de Deathspell Omega. Enslaved tiene un punto más mainstream en cuanto a estribillos y una cierta estructura, y puede que en algún momento también hayamos intentado algo parecido.

También hay una rebaja evidente del tempo. Al contrario de lo que podría parecer, intuimos que técnicamente os debe haber resultado más dificil, ¿no es así?
Falke:
 De cara al directo, poner corazón y energía podía salvar un concierto. Ahora no, y eso, en el fondo, nos motiva más.
Fiar: Realmente, nunca hemos buscado la brutalidad, pero sí que a nivel rítmico estábamos acostumbrados a ciertas cosas que no demandaban tanta precisión o energía y fuerza combinada con la exactitud. No es que hayamos querido demostrar que somos buenos músicos, porque somos personas limitadas que llegamos donde llegamos; pero hemos descubierto que hemos aprendido mucho y, lo más importante, estamos volviendo a descubrir la música».

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=-Xv6_93ybhw]

Me ha gustado mucho el título de «L.amor.t». ¿Por qué vinculáis ambos conceptos y qué significado se esconde detrás de «Those Horrors Wither»?
Fiar: Siempre hemos intentado explicar la esencia y la manera de vivir la vida de las personas… y esto nos lleva a hablar de las emociones y del proceso vital de conocerse a uno mismo. Es algo que ya habíamos tratado con anterioridad, pero aquí nos centramos en los miedos primarios que, de alguna forma, te ponen al límite como y hacen que te conozcas mejor. El disco tiene algunas canciones que hablan de esto de una forma genérica y otras que abordan esos miedos en sí, como «L.amor.t», que trata de un tipo de amor que puede llegar a silenciar tu personalidad. La gente a menudo se deja llevar por la masa y por la dinámica habitual de la conciencia común; parece que todos estamos predestinados a vivir en sociedad, en comunidad, en pareja o en un grupo de amigos y, si no es así, no eres nada. Esa búsqueda a cualquier precio responde al miedo a estar solo en el momento final, porque no sabes como afrontar la vida ni el día a día, necesitas a alguien que te de apoyo y que, incluso, te justifique a ti mismo como individuo.

«Senescencia», por poner otro ejemplo, habla del paso del tiempo y del miedo a no ser eterno; «To Strangle A Ghost» trata sobre la voluntad de querer controlar todas las cosas, que es algo imposible y que debemos asumir para poder vivir en paz. En el fondo, todos los mensajes de este disco son muy vitalistas; vienen a decir ‘búscate a ti mismo, entiéndete y vivirás mucho mejor’.

Entre las colaboraciones del disco encontramos la de Obsidian Kingdom…
Fiar: Nos conocíamos desde hace tiempo; me invitaron a colaborar en su gran disco «Mantiis» y, a partir de ese momento, se estableció una relación más estrecha que nos ha llevado a trabajar juntos de nuevo. Queríamos que hubiera ciertos interludios entre canciones y trabajar con gente que fuera especialista en hacer música ambiental. Así que la elección fue muy fácil. También colabora en el disco Peter Bjärgö de Arcana, que es uno de nuestros referentes en este terreno. Solamente les explicamos el concepto genérico de lo que queríamos y después hicieron lo que les dio la gana.

¿Por qué elegísteis «Graceful Pandora» como primer single y videoclip?
Fiar:
Teníamos en mente otra canción como primer single, «Senescència», pero la discográfica nos propuso este otro y nos preció bien. Además, habla del mito de Pandora, que símboliza el momento inicial de la liberación de los males sobre la humanidad, y estos males no dejan de ser esos miedos primigenios y esos horrores de los que hablábamos antes. Al final la rueda empieza a girar y todo encaja.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=HoT9zb20d28]

Hace tiempo, ya antes de este  cambio, que se os percibe como una banda amplia de miras en cuanto a inquietudes y ambición, con la vista  puesta en Europa, artísticamente y en cuanto a actitud. ¿Creéis que a algunas bandas de aquí les hace falta realizar ese cambio de chip?
Falke: Yo creo que sí, es evidente que es lo que falta en algunos casos.
A.M. (guitarrista): Sí, pero no únicamente por culpa del propio grupo. Falta un poco de estructura y de soporte.
Falke: Tenemos más dificultades que otros países.
Fiar (dirigiéndose a A.M.): Tú has tocado con Kop, que son un grupo profesionalizado, casi como una empresa. No estamos hablando de esa tesitura. Aunque sí que intentamos llevar las cosas, dentro de lo posible, como si viviéramos profesionalmente de ello. Si así se percibe por parte de promotores, prensa, etcétera, nos alegramos muchísimo, pero no deja de ser nuestra manera de ser y de entender el grupo.

Creéis que «Those Horrros Wither» puede funcionar mejor fuera que aquí?
Fiar: Siempre hemos tenido las miras puestas fuera, en cuanto a sello -Alone Records- y respecto a dónde pretendemos que nos lleve este disco. Realmente, este álbum quiere ser un primer paso o trampolín para un segundo disco aún más potente que establezca el grupo fuera. Hay gente que considera que hemos conseguido algo aquí, dentro de un estilo, y nosotros encantados de la vida, pero la música es universal y tenemos las miras puestas…
Falke: …hasta el infinito ¡y más allá! (risas).
Fiar: ¡Exactamente! Y el equipo de gente que nos acompaña en este viaje también quiere intentar convertir esto en realidad, porque cree que esta música vale y que podemos llegar a jugar en otra liga. Pero esto también dependerá de nosotros.
Falke: Es un proyecto de larga duración.
Fiar: Y debemos hacerlo crecer.

¿Algo que añadir?
Fiar: A veces, cuando un grupo cambia, parece que quiera buscar innovación o cosas nuevas porque sí, y no es eso. Se trata de trasmitir y recibir emociones. Es como cuando miras un cuadro: quizás estás acostumbrado a mirar obras surrealistas y de repente dices ‘esto ya no me aporta nada más porque ya he visto todo lo que tenía que ver’ y necesito irme, por decir algo, al puntillismo. Con este álbum hemos querido transgredir nuestras propias normas; sigue transmitiendo todas las cosas que siempre hemos querido expresar pero al mismo tiempo es nuestro trabajo más personal y el disco más Foscor que hemos grabado hasta la fecha.

Próximos conciertos de Foscor: 
5 de diciembre: Madrid (Charada Club) junto a Eternal Storm
7 de diciembre: Barcelona (Sala Bikini) junto a Dejadeath
Más información en www.foscor.com


Texto: David Sabaté