Sitges 50: Entrevista con Quim Casas

Festival de Cine de Sitges

Quim Casas, en el Festival de Cine de San Sebastián de 2013.

Crítico de cine en Dirigido, Imágenes de Actualidad y El Periódico de Catalunya, Quim Casas es también profesor universitario y autor de numerosos libros sobre la materia. En Sitges ha entrevistado a David Lynch y a Cronenberg, entre muchos otros, y asegura que estamos ante un «festival de descubrimiento» que «ha ayudado a que el género se vea de otro modo».

¿Cómo fue tu «primera vez» en el Festival de Sitges? ¿Cuál fue la primera película que recuerdas haber visto en el festival?
1982, creo recordar, Posesión Infernal de Sam Raimi…

Qué película vista en Sitges…
a) ¿Te ha dado más miedo o te ha impactado más? Irreversible, de Gaspar Noe.
b) ¿Te ha hecho reír más? Re-animator, de Stuart Gordon, e Incident at Loch Ness (un falso documental genial con Werner Herzog).
c) ¿Te ha emocionado más? En compañía de lobos de Neil Jordan, The Host de Bong Joon-ho, y The Last Wave de Peter Weir.
d) ¿Has sabido al instante que se convertiría en un clásico o en una película de culto? Blue Velvet de Lynch, La mosca de Cronenberg, Henry, retrato de un asesino de John McNaughton.

Año tras año cubres el festival para medios como Dirigido o El Periódico de Catalunya. La experiencia se acerca bastante a entrar en otra dimensión, ¿no es así? Y formar parte de alguno de sus jurados tampoco se queda atrás…
Cubrirlo como crítico es un poco de locos dada la cantidad de películas, secciones, proyecciones en el Auditori o en el pueblo, aunque en los 80 y primeros 90 era un festival más “reposado”. Como Jurado es otra historia, aunque también tienes la curiosidad de verlo todo, lo que te toca como jurado y lo que no. Cuando estuve en el jurado oficial estaba también J.A, Bayona, entre otros, y todo fue bastante como una seda.

¿Cuál es la mejor anécdota que has vivido en el festival?
La gente puesta en pie aplaudiendo hacia donde estaba sentado Dario Argento tras un brazo cortado y un reguero de sangre contra una pared blanca en una de las grandes escenas de Tenebre, en 1982 o 1983.

¿Qué personalidad del mundo del cine te ha hecho más ilusión entrevistar?
David Lynch, cuando vino a presentar Blue Velvet, y David Cronenberg cuando Spider. Además fueron entrevistas largas y en solitario, cuando podían hacerse así de bien.

Aunque Sitges es muchas más cosas, si tuvieras que elegir entre dos de sus géneros más populares, terror o ciencia-ficción, ¿cuál elegirías? ¿Podrías decirnos tu título/s preferidos de uno y otro género?
El de terror… de hecho, no creo que sea un festival de ciencia ficción, en todo caso se ven más thrillers que sci fi… De ciencia ficción mi título preferido es La invasión de los ladrones de cuerpos, primera versión, la de Don Siegel… De terror, posiblemente Psicosis y La noche de Halloween, pero hay muchos más…

El concepto de “cine fantástico” es mucho más amplio de lo que su concepto original sugiere. Tanto caben en él Alien o Poltergeist como Melancolía, El bosque o Take Shelter. ¿Qué película de género poco evidente o que a priori no lo parezca te gustaría destacar?
Supongo que Reservoir Dogs, que se pasó el año del estreno del Auditori, 1992, por el impacto y la expectativa que había creado desde su pase en Cannes unos meses antes, y porque fue el título que abrió el festival a otras perspectivas no estrictamente genéricas.

¿Crees que Sitges puede haber influido en la recuperación del prestigio del cine fantástico en determinados círculos o ambientes (si es que alguna vez lo perdió)?
Si que los perdió, al menos entre determinada crítica, y sí que el festival ha ayudado no a recuperarlos, sino a que el género se vea de otro modo aunque siga teniendo su legión de fans incondicionales que solo quieren vísceras y amputaciones en primer plano.

¿Qué esperas del 50 aniversario del festival?
Imagino que será un evento con muchos invitados importantes. En cuanto a la programación, es un año más, en la línea de las últimas ediciones.

Para terminar, en pocas palabras o adjetivos, Sitges es…
Para mí ha sido más que es, ya que desde hace unos años voy poco por temas de trabajo. Y ha sido uno de los festivales más importantes para conocer autores (Raimi, Peter Weir, Argento, Neil Jordan, Park Chan-wook, Ti West, Takeshi Miike), tendencias y nacionalidades (el cine de las “Fantípodas”, por ejemplo), directores españoles dedicados al género o recuperar algunos clásicos cuando aún se hacía (recuerdo una proyección en blanco y negro de La comedia de los terrores de Jacques Tourneur)… Un festival de descubrimiento, con sus sombras y sus luces como todos los festivales de cine.

Author

David Sabaté

Periodista cultural, colaborador de Mondo Sonoro desde 2001 y apasionado del cine, los libros y la música. Ha pasado por medios como El Periódico de Catalunya, Rockzone o Catalunya Ràdio. Filias: David Bowie, Black Sabbath, John Carpenter y el Festival de Cine de Sitges, al que acude desde que tiene memoria.
Filed under Cine Entrevistas